Monday, August 13, 2018

PSEUDOHAIKUS Y OTROS POEMAS BREVES

DESEO

Tú que habitas en mis sueños
y eres parte de mi alma,
por favor, despiértame.

IMPERFECCION

Los hombres perfectos no buscan mujeres
ni buscan a hombres mujeres perfectas.
Gracias a ello, quizá, nos busquemos.

VIVIR

Inolvidable amor que no recuerdo.
El pasado que vuelve, el futuro que se va.
Sólo el presente permanece.

SOLUCIÓN FINAL AL PROBLEMA FEMENINO

No puedes guardar el agua que se escapa entre los dedos.
Temes perder a una mujer,
ya le has perdido.

ADOQUINÓPTERO

Un adoquín del muro entre los dos Berlines
ha dejado de volar
sobre el techo de mi cuarto.

BASHO EL CIRUELO

Un fuego y un cigarro en el humo que te pierdo.
Queda el verso de Basho y este ciruelo
tanto.

EL ANDEN

En la estación los pasajeros.
El escritorio una nota.
Encima, el libro de haikus.

EL TIGRE

Se regocija en tu vientre la luz de las persianas.
Un animal rayado
sobre el lecho, duerme.

LATIDO

Mi secreto predilecto:
en cada y una pendejesima de latido
arde tu vientre.

MUEBLES

Sopor del analista en el estío.
Inodoro y pecera,
el mismo mueble.

N

Lo supo: por eso fue el caballo, las lágrimas en los ojos.
La talla del Superhombre es el tamaño
de nuestra cobardía.

PROGRESO

Incuestionable el progreso:
del pozo del pasado
al abismo del presente.

MUJERES

Todos sus cuerpos turnándose bajo el tuyo
para llevarse un poco de alma
en cada eyaculación.

SER, SENTIR, SABER

Ser, una bola de billar pensando al jugador.
Sentir, que el mundo sería mejor si…
Saber, que una bola de billar no decide las jugadas.

CASANDRA

Un arquíptero, no puedo negar mi naturaleza.
Casandra fue el silencio
siempre.

CLARIDAD

Ella lo dejó claro
iba sólo a tener lo que alcanzaban mis ojos:
las migajas de su alma, la herida de su vientre.

DINOSAURIOS

Todo algoritmo era un odio y me saltaba los charcos.
Si me encuentro un Dinosaurio
siempre escucho su consejo.

EL PENULTIMO EXPERIMENTO DE PAVLOV

La cornisa es una hermana menor del suelo.
Cuando estás
yo soy el perro de Pavlov, soy saliva…

EPOPEYA

La epopeya es la bonanza de esta tarde.
Desvarío de folklore y de antropocentrismo.
Cada hombre es un pan bajo el brazo.

EROSIÓN

Por los días de los siglos padezco insomnio,
un hueso de monogamia atraviesa mi intestino.
Es por eso que, a veces, me demoro.

GAVIOTAS

Las gaviotas,
revoloteando mis castillos
de arena, se salvan.

GENEROSIDAD

Le ofreció incluso
hacerle el favor de acostarse juntos
cuando a ella le hiciera falta.

IRLANDA

La sangre despeja el nublado de los buitres.
No es el beso el amargor ni el luto en el brocal.
No viajaré esas naves con velas amarillas.

LA NOCHE

La noche se estira como un gato.
El hijo pródigo en el vano de la puerta,
asi San Francisco amansó al lobo.

MOOSEHEAD

Quiero vivir mi vida, merezco ser feliz
eso dijo, eso, y otros
lugares comunes del léxico feminista.

NEXOS

En cada nexo
de dolor e inmediatez,
existe un epitafio.

ONTOGENESIS

Un coleóptero cortaba la gramínea.
El hipófeta estampaba sus quimeras.
Mi sonrisa era un sello de correos.

ORTOPEDIA

No hay mayor ortopedia que un diccionario
un perro atento a la voz de una vitrola
una nariz que decrece en pesimismos.

PANDEMONIUM

Ha venido oscureciendo
a establecer sus tiendas junto a mis posesiones.
Mujer de ubres como el mundo, pasión del taxidermista.

PLENILUNIO

Sería ideal el plenilunio
para dormir de cabeza,
murciélago impenitente.

POLVO

Retorno al aliento del polvo.
Ver desierto el sillón
y usted el retrato.

PUNTAL

En esta casa:
puntal como telarañas,
ombligo como el mundo.

QUINTOECO

El quintoeco de tu esencia.
Como un ciego que palpa
escrituras en la noche.

RAINS

La lluvia es tan fría, pongamos, como la muerte.
La lluvia lo es tanto, o más, que todo olvido
y llueve.

SI

Si muriera antes de despertar
es posible que avestruces me mostraran su esfínter
pero vivir, es seguro, recobrara el sentido.

TATUAJE

He tatuado en mis párpados
la noche en que le entrego mi ceniza,
mi garganta hasta la lengua.

DESAPEGO

Sentarse y desandar el desapego,
fusil de repeticiones, tengo
y una moneda.

THE COMMON SENSE THE COMMON BALL

Una pelota cayó sobre mi cabeza.
No recuerdo ningún parque.
No recuerdo a Dylan Thomas.

UN AZUL Y OTRO AZUL Y UNA CELADA

Hasta el tuétano trinomio soy poseso de humedades.
Tan cerca de los peces y del ultramarino,
tan lejos de los botes, sin brújula.

VICEVERSA

Toda herida encuentra su cuchillo.
Todo clavo busca su martillo.
Todo pájaro es su jaula y viceversa.

TESTIGO

Queda
mi cuerpo
como un testigo sin cargo.

ESCANCIADO

Menstruante lunático perverso
escanciando tus horas
como el vino y los poemas.

NECROILOGICAS

Ella falo-ció
de un infarto en el bollo.
No sufrió.

ESPERO

Con el alma coagulada
espero a que regreses
a tu lugar, putica.

ALMOHADA

¿Qué podrán decir ahora los doctores,
los pajarracos que destrozan las almohadas?
Súbita, urgente, erección impostergable.

QUEDAMOS

Quedamos
tu y yo,
luz que subviertes mi memoria.

BOGAVANTE

El bogavante se hizo a un lado.
El compresor en cada lobulo
rechina.

PROFANDAD

Yo que nací de un huerto
sin fronteras ni dioses
esbozo profandad en el hipogastrio.

GEMIDO

Gemido entre las vísceras,
gemido electrodoméstico.
Penumbra cariciosa y caricia ella misma.

TRIPLE SENTIDO

Tu amor triple sentido y ejercicios secretos
tu amor el té a las seis
la galletica de crema para mojar entre las lágrimas.

HECHIZO

Las palabras del hechizo
son tan mias como tú.
Tengo urgencia de usted junto al ombligo.

CRISTAL

Señora reloj de arena,
arena que me quiebras el cristal.
Pacífico cristal.

IRA

Como ese tango apuesto el cielo
y pierdo
lo que devoró la ira.

LATIR

Latir fuera a deshora
desboca despierta desviste
mi cabeza.

CONCISO

Conciso
con sexo
con seso voy a pensarle.

CALMA

Toque la puerta antes de entrar
y destruirme
la benevolente calma.

PEZONES

Mujer bicarbonato, mujer glucosa
desbróchate las manos frente al espejo
gravitándome la córnea en tus pezones.

SIN ALIENTO

Sin aliento tanta euforia de candil
libo el néctar de tus bragas,
sin aliento los latidos la eufonia sin aliento.

EMBRAGUE

Un embrague en cada elipse,
cada trazo es una hoguera
y un alivio.

PIEL

Sin espejos, sin espasmos
sólo piel que se estremece en mi memoria
piel que sólo en mi memoria se estremece.

POEMAS PERFORMANCES

I LIKE CAMAGUEY AND CAMAGUEY LIKES ME

Performance: HAZTE TIERRA

Galería "Mira", Casa del Joven Creador, Camaguey, Cuba, Agosto de 1998.



El descanso no es la paz sino Heráclito vistiéndose de río
tampoco la tierra
ni siquiera la tierra
tiene la facultad de permanecer la misma
y por eso el que vuelve
a la tierra de la infancia, nunca vuelve.
No es la tierra lo que pisa
sino aquello que piensa y ya no es más
la tierra
imposible de ser
de realizar ser,
tierra tan lejos de sí
como su nombre en caracteres
de una lengua donde el Sol nace
aunque pueda pronunciarse en castellano aceptable
y todos sonríamos inteligentes
incluso el que se entierra
por no decir quien se sumerge.
Un performance
mejor que una confesión y tres Ave Marías
porque tal vez el coyote
no sea el mejor amigo del hombre, sino la tierra
donde he sembrado mi cabeza y un inicio
cada vez
y un final cada vez.
Tierra que alberga toda una rama de mi sangre
y cada abuelo entierra al suyo hasta donde pierde la memoria.
La acción de poner tierra entre mi cuello y el que mira
es, en efecto, aventurarse por una cuerda tensada
sobre el abismo abierto
entre este oficio de extrovertirse
de otrovertirse
de convertirse en la mirada del otro
y este vértigo, sin serlo,
por la voz que por mí
clama desde la tierra.
Ella
(mi abuela)
enfermó de nostalgia por la tierra más allá
y fue, siéndolo, un vértigo.
Entonces vino la cigüeña y la llevó al otro lado
allí donde somos dados a una luz
un ser nada–siendo a la nada
hasta el último grito anestesiado
desde el primer silencio funerario
ha zurcido cada una de mis llagas.
Es la vida –digo
es la muerte –debí decir.
Inclinó su cabeza mansamente
ante Dios y su guadaña inexorable
y sin cabeza ya,
cuando el filo hubo besado su mortaja
ella fue entre la materia desmenuzable,
cuantificable, grieta bajo los pies,
susurro perceptible sólo a la oreja que escucha
la voz de ese infinito que late en cada vientre.
No es preciso para entender un heliotropo navaja
tampoco el diccionario y mucho menos
el sentido común.
Con la cabeza a la altura del zapato
pretendo estar en contacto con los huesos familiares
donde he sembrado mi cabeza y ocultado mis hombros
en–tierra–miento
porque aquél que comparte con el otro la verdad
comparte la mentira
y al final
un agujero semejante
nos abraza solidario el esqueleto.

--------------------------------------------------

LA SUMA DE LOS CUADRADOS DE LOS CATETOS DEL SER NO ES IGUAL A LA HIPOTENUSA DE SU REPRESENTACIÓN

Performance: EL ARTISTA, EL ESPEJO Y SU RETRATO

Sala Atril, Teatro Karl Marx, Ciudad de La Habana, Cuba, Muestra Colectiva, Abril de 1997.




Desde el espejo
La imagen de mi–ra hacia mi–
rando hasta el espejo
donde resta la imagen que he pintado
y pintó en lienzo
con cuidadosa atención a los detalles.
Ya se sabe, disfruto embaucar el ojo
de los mirones, digo,
los señores espectoradores.
Se sabe, no tiene el menor sentido
si uno no siente el patológico imperio
de captar lo que es dejando
de ser a cada instante.
Soy humano, me contradigo,
perfectamente, me contrapienso.
Estoy trazando aquí todo lo inverso:
Las líneas de ese Van Gogh a quien presté
mis espejuelos
alguna vez, como consuelo por la oreja
se superponen a este azogue
donde emerge la visión de un Yo que Yo no puedo
atrapar nunca, es Van Gogh, el impostor de imaginarios
y nunca el Ser, jamás la cosa en mi que soy.
La materia del arte es el desecho del Ser.
¿Un consuelo? Al menos eso.

--------------------------------------------------

PI–PADRE NUESTRO Y OTRAS MAQUINA–ACCIONES DESEANTE

Performance: ÉSTE NO ES MAGRITTE

Casa Simón Bolívar, Ciudad de La Habana, Cuba, Exposición "Máquina Inside", Febrero de 1997.



Este hombre que pretende ser Magritte
no es, sin embargo, Magritte.
Entre el huevo y las manzanas del maestro
ha zurcido ese traje, incluyendo el sombrero
ocultando su mirada de nosotros,
pipas que no
son pipas pero tampoco gafas
de sol para los rayos ultraviolentos de la Historia del Arte.
Los que intuimos su condición
de máquina deseante
de máquina deslizada subrepti–
ciamente dentro,
replicando a la manera de…
pongamos, otro ejemplo, ese Van Gogh
de oreja a oreja tinta en sangre,
destilada en un cáliz que es casi casi
obligatorio beber desde que aquella
su irreparable
Muerte lo cotiza
en millones y millones de Girasoles Esterlinos.
Si, la muerte redime.
No, es la vida. Es el arte.
Pero perdón, a lo que iba, quiero decir
que nosotros
los que sabemos mirar podemos ver sin duda
que donde dice Valdés no dice nunca
Magritte sino Valdés.
Poco importa su trasvestismo o su pipa manierista
porque si fuera el advenimiento de algún maestro
Seguramente pudiéramos
Adivinarlo en las estrellas.
Cuando fui el Hijo y el Padre y el Espíritu Santo
una pipa es colgante cruz–
y–fijo
sobre el cuello de mi madre
sobre el cuello de la virgen
sobre el cuello de Yo–
casta. Uno y tres cuellos son.
Cuando el amor fue más dulce que la sangre
vi el espectro de la pipa ante los ojos asustados
de un gato que me miraba
fijo y vió.
Cuando el espíritu me hubo
vivificado cuando
la letra me mató y ya no supe más nada
de una pipa salí y, en cierto modo, soy
para trazar sobre el suelo
esos nudos que borro y meo
esa pipa que fumo y donde
habré algún día de–volverme.
¡Ah, pero yo era tan joven entonces!
Si todos los feliz–nos triviales e inocuos que desean
felicidad para todos felicidad para todos felicidad para todos
asistieran como hoy a las inaugura–acciones
aunque sólo en calidad
de adhesivos complementos
para imágenes que desean
únicamente contar epatando a los mirones
las cenizas que aún quedan de la obra
tal vez la Historia del Arte cambiara sustancialmente
pero que mierda estoy hablando que mierda estoy
hablando.
El viejo Gilles ya no vendrá Deleuze
a importunarnos nuevamente,
yace en guerra fraticida
varios metros bajo tierra con gusanos.
La Muerte es quien llena el centro
vacio de esta cruz
Yo sólo fumo fumo fumo
y una vez más me encuentro en verdad simpático
Tristando Tzarando
desesperezando.
Yo y la Muerte usamos esta
tarde un atuendo parecido
Yo grito mientras ella
desgarra los papeles con que pretendí vencerla.
Ella espera que venciéndome
pueda a su vez ven–ser–se a si mientras dibuja
no mi silueta sino la pipa
que soy indudablemente y como
los grandes maestros fumo en pipa
resucita–haré un gran fuego con los papeles consabidos
para fumar, en la boquilla de mi mismo,
lo fumable que arde en el culo del belga.

--------------------------------------------------

PUERCA FARSA DE AMOR. UN PUERCO

Performance: ACCIÓN PUERCO

Residencia personal, Diez de Octubre, Ciudad de La Habana, Cuba, Noviembre de 1997.




Puerco mío:
¿Cómo quieres que te quiera
si a la manera que Beuys me acerco a ti?
Yo te complaz co–yo–te cortejo siempre
recibo tu apatía o el desdén
a mi re–quiebro
mi confianza en que algún día
Yo pudiera
no beber mas del cáliz de Saussure
horadó mis pupilas y estoy ciego de ver
y así lo juro
sobre las traducciones de Mosquera
Eh–di–¿por qué me abandonas?
¿Por qué huyes de mi
de mi equipaje y bastón? Civilizarte
es también una daga
una afilada daga con que sirvo
con que te sirvo la mierda en el hocico
exquisito manjar.
Oh–si–co–mo no ...te entiendo perfectamente.
Mis libros y mi tiempo de relojes
Despertadores relojes a destiempo.
La música y el termo
para el mate.
El ajedrez.
El teléfono a tu oreja.
Los hábitos de higiene.
Traté de inculcártelos. Es cierto,
tal vez no fuesen los métodos correctos.
El pienso que arduamente te he brindado
y dado así arduamente,
las caricias en el lomo
sombrilla paraca–
idas aislador y venidas,
esdrubrújulo aséptico,
acariciante implemento,
palanganómetro fluorescente
de cabeza a cabeza.
El lienzo donde quise hacerte ser
reflejo de ti, nada es a ti
lo que supongo que sea.
¿Cómo quieres que te quiera, puerco mío?
Fue un alivio que la muerte
fuese el fuego el incendio
el humo, al fin.
Luego el último adiós
luego el último chillido
luego nada, el silencio y estar solo.
Ya que somos en el otro no hay un más
eficaz modo de no ser
En cada des–encuentro
uno pudiera en efecto, preguntarse…
Si todos y cada uno significante
muerden la cola de si mismo u otro
y si todo significante no pasa nunca
de ser una promesa diferida ad infinitum
¿de qué estamos, pues,
sino de un des–encuentro
hablando?

--------------------------------------------------

UN PUERCO Y OTRO Y OTROS

Performance: REACCIÓN PUERCO

Sala Rubén Martínez Villena, UNEAC, Ciudad de La Habana, Cuba, Festival de Performance, Primera Edición, Febrero de 1998.



Si, un puerco huma–no es su espejo
donde conversa con un colega
donde el pienso
luego existe luego es
o no.
¿Por qué no con–fe–sarlo?
Revuélcome entre el pienso que la muerte me depara
mientras alarga mis días
hasta el ultimo paseo
y me conduce
al extremo de la soga
¿por qué no?
al extremo de la vida.
Me sacude
Narciso extasiado ante su imagen
pura imagen de puerco
Imagen compartida por vosotros
y Yo
Avis–orando una muerte como Paris con agua–
ser–o puerco interprete o puerco espectador
de otro puerco como Yo
pero que Yo no soy aún siendo
porque el otro es el puerco
que no entiende mis teléfonos, maletas y sombrillas.
Es decir, los de él
y a quien no sensibiliza
su reflejo sobre lien–
soporte de mi esternón
puerco humanoi–
de que devengo
por obra y gracia de los puercos Señores
y Señoras
Damas
y Puercolleros
piara toda fraternal que no se entera de ser
ese otro con quien habla
sin que sirva para algo
ese otro que soy
donde un vi–Dios me transmite
y me permite
ser
aunque no sea mas que este puerco
que pueden ver
cómodamente sentados en la sala
sin entender o entendiendo
¿qué carajo hace ese tipo
allí,
tendido sobre si mismo,
con el hocico barbado y extremidades como patas?
No hay porque sonrojarse
de esta metáfora que encierra
nuestra casi porcina an–atomia
en que la Muerte nada
¿y qué es sino eso que no es
la Muerte?
repito
corta o anula, si,
definitivamente anuda
el cordón umbilical
lava sus manos en la Pila–tos–siendo.
Si, la Muerte presume
porque puercos y hombres
somos una y misma cosa y ella,
la Muerte,
es el mejor de los poetas...

--------------------------------------------------

TEXTICULO PARA BIOLIN Y CRUZ

Performance: USTEDES SON MI FE

Casa Benito Juarez, Ciudad de La Habana, Cuba, Exposición "A título personal", Junio de 1996.



Hay un hombre fetizado en las raíces del árbol.
Cruz y grama donde el rostro escupe sangre.
Hay la cruz como un hombre en cada árbol
donde el gesto de un violín toca un arbuelo difunto.
Hay la fe.
Hay un fetiche.
Hay un hechizo.
Cada vela que prende
fuega un siglo y un minuto.
Ah hogar
como un prisma del espectro visible.
Ah prender
como la mano que ase y hace el resto.
Ah Dios
como el golpe breve y seco de la Muerte.
¿Ves? El dolor pasa.
No es la primera
ni la ultima.
¿Ves? El dolor pasa también.
Los devoró la ira o tal vez nada
el pan y el vino que consagran y fundan.
Hogar ahogado en la blasfemia de las aguas
de Dios el devenir
de Dios devengo
«al Dios desconocido»
no es vivir ni la gracia ni mayor:
vivir sobre es la única posible.
Si, porque él es arco pero flecha del Tiempo
im–pactando en el color
de cada letra y cada cuerda
de cada rama y raíz, cada armadura
con que voy y disfrazo de nostalgia
el penúltimo hueso y mi familia.
Entre el objeto y el soy
está tendida la cruz y como un cuerpo
se engarza y fructifica.
Hay un hombre arrodillado.
Hay un trazo que convoca
cinco espectros y una mano como esperma
como un blanco feliz–
si–si–mamente no olvidado
como un biolín que re–cuerda
y es la herida...

--------------------------------------------------

Performance: UN PESO PARA PODER VIVIR
Pabellón Cuba, Ciudad de La Habana, Cuba, Festival de Performance, Segunda Edición, Febrero de 1999.



Esos dos sujetos que se encuentran numerados necesitan dinero. Eso explica que se hallen sentados esperando un donante. Hay notables diferencias entre ellos, pero esencialmente desean lo mismo. Usted pudiera ser la persona.

Se trata de una encuesta sin pretensiones moralizantes. La cruz que usted coloque a continuacion, asi como las justificaciones que pueda o no añadir implican sólo su opinion. Esto no se revertirá en consecuencias posteriores para usted.

Daria dinero a otro que lo necesitase?

No_ jejeje_ si_ a los dos_ a un osi pero a otro no_ a cual?_

sujeto 1_ sujeto 2_

-por que?
por que si?_
por que no?_
es ecologico_
no se explicarlo_
me da pena_
me recuerda a alguien simpatico_
me recuerda a alguien antipatico_
no me recuerda a nadie pero igual_
lo conozco_
es un vago_
que verguenza!_
ese gana mas que yo_
el pobre!_
no va a resolver nada_
no voy a resolver nada_
por consideraciones teologicas_
estimularia esa actitud_
asi evito que me pase en el futuro_
asi soy un poco mejor persona_
no soy un comemierda_
soy un cabron_
el dinero no me llueve_
el dinero me llueve_
asi demuestro que soy generoso_
asi expio mis culpas_
esto no debe estar pasando_
y a esto le llaman arte?_
siempre y cuando le de un buen uso_
-cual?
siempre y cuando no sea para divertirse_
siempre y cuando no se enriquezca_
-forma de pago
con una patada en el culo._ en este caso, limitese
en cheque_
en peso_
en peso convertible_
en dolar_
-en otras monedas con valor:
numismatico_
de cambio_
nulo_
-puede indicar si hay diferencias en cuanto a forma de pago para cada sujeto
-esto se verificaria
inmediatamente_ (a tal efecto, al lado de cada sujeto se encuentra un recipiente disponible
despues_
el año que nieve_
traigan la television_
le doy mis datos y luego hablamos_
bajo ciertas condiciones_
le voy a pedir que haga tal cosa y entonces se lo doy_
-cual cosa?
-una actuacion que me provoque:
risa_
llanto_
catarsis_
reflexion_
debe demostrarme que lo necesita_
-como?
es evidente que lo necesita_
es evidente que no lo necesita_
que trabaje_
que trabaje como yo_
es un trabajo como otro cualquiera_
que se joda!_
es la vida_
le puede pasar a cualquiera_
todo el mundo lo necesita_
el dinero no es importante_
yo tambien necesito dinero_
-se sentaria con ellos?
nunca_
primero muerto_
tendria que pensarlo_
depende_
si no me viera nadie conocido_
si no trascendiera_
en ultima circunstancia_
-cual?
vejez_
accidente_
inutilidad fisica_
deterioro de las facultades mentales_
otras_
si, pero no aqui, yo trabajo en otra zona_
ahora mismo_
-en este caso puede hacerlo pero manteniendo el orden.

Si tuviese que adjudicar las tres ultimas letras del alfabeto a usted  mismo, al sujeto 1 y al sujeto 2, cual letra adjudicaria a cada uno y por que?

Tuesday, August 7, 2018

BACK IN TIME

Textos escritos y guardados por algún tiempo, redescubiertos luego, rehabilitados, reelaborados y podados. No presentan un orden cronológico.

CADA UNO DE MIS SENTIDOS

Montada sobre mi,
cabalgando mi sexo,
en esa posición
que algunos estudiosos
podrian definir
como Andrómaca invertida,
mi amante me observaba
por encima de su hombro,
satisfecha de verme,
fiel montura,
desde la esquina de su ojo.

Cada uno de mis sentidos
guarda un fragmento de ella.
Ninguna imagen global,
solo fragmentos.

Si cierro mis ojos
su imagen se dibuja en mi retina
vuelve a poblarse mi cuarto
de su risa salvaje.
Si dejo hablar mis manos
ellas me explican su seno
derecho algo mayor
que el seno izquierdo
pero amado por igual.
Si es que hablan mis labios
el sabor de su sexo
vuelve a rondar mi lengua.
Si tapo mis oídos, si los abro
otra vez sus gemidos
me ensordecen.
Si es mi nariz la que huele
puedo sentir
su olor
y muy a pesar
de todo el mar
y tanta tierra
equidistante,
sufro
como animal en celo
sufre
separado de su hembra,
sometido
al tormento
de un olor
evocador y artificioso
generado
tan solo con el fin
de enloquecerle
como parte de un brutal
experimento científico.

Lo sabíamos. Lo supe.
Continuaría el deseo
después que el ave de metal
nos separase.

No hay solución a esto.
La vida real es la rutina
de un salario.
No se puede vivir
para hacerse el amor
y compartir poemas.

Créeme, no tengo el menor deseo
de morir. Quisiera vivir más,
vivir lo suficiente
para volverle a amar
largo y tendido,
para velar su sueño
y preparar su desayuno
de cafe sin mas azucar
que sus besos
pero
lo admito,
en ese instante
pude sentir
que moriría feliz
con tan dulce jinete
regalandome sus nalgas
y su mirada vuelta en regocijo
sobre mi cuerpo desbordado.

No hay solución a esto.
La vida real es la rutina
de un salario.
No se puede vivir
para hacerse el amor
y compartir poemas.

LA MUJER QUE YO QUIERO

Desnuda,
desvestida de su idea de ella misma,
la mujer que yo quiero
puede ser puede no ser.

Con mis dos pies torcidos ante la esfinge
arriesgo un camino, puedo perderlo todo.
Lo sé, es el gran juego.
Si me detengo a pensar el animal notará el miedo
y sacará ventaja.

Desnuda,
desvestida de su idea de ella misma,
la mujer que yo quiero
hace todo lo posible por desalentarme.

Si intentas domesticar una yegua herida
no deberá incomodarte
su resistencia.

TABLAS

Que regalo me brindas
al entregarte así,
tan limpia,
tan entera,
tan hembra,
y no dejarme otra opción
excepto amarte,
mujer,
excepto amarte.

Mientras te pienso
al masturbarm…
exhaustivamente
mi mente
divaga
y vuelvo a ser martillo
hundiéndome en tus grietas,
y vuelvo a estar en ti,
volvemos a ser uno,
en este mismo sofá
donde ahora juegan mis hijos.

Incluyendo la cama de dormir
donde el resto de mortales
usualmente se aparea
hicimos el amor
en cada sitio que se pudo
de esta casa.
Atado a mi su cuerpo,
atado al suyo el mío,
volamos, hay que aceptarlo,
aunque sea un lugar común,
ardimos
como la vela y el fuego
sin llegar a consumirnos.

Fui Odiseo sin amarras
y dejé atrás mi barco,
y olvidé mi reino.
Me entregué a la sirena
y cantamos sus canciones
mientras tuvimos aliento.
Fui devorado
palmo a palmo
por su hambrienta,
por su amorosa boca,
fui devuelto a la vida
y no la quiero sin ella.

Que cosa tierna verte en el fondo
de sus ojos que acarician
y escuchar su hermosa voz
nombrándote, pidiendo
entre susurros mas amor, papi,
mas amor, todo el que tengas
alli donde la bestia y lo divino
son ya uno y para siempre
sin dejar de ser dos,
hombre y mujer,
como al principio.

Que circunstancia deliciosa
sentirte
tan viril como un potro salvaje
machiembrado a su yegua enfebrecida
y a la vez tan pequeño
y a la vez tan frágil
como un niño al que su madre
da cobija en el abrazo.

Que gramática feliz
amarte así, rotundamente,
en el pretérito perfecto
(no puedo decir menos)
compuesto (por nosotros)
del modo indicativo
y no en ese elusivo,
nebuloso, antipatetico,
tiempo pluscuamperfecto
del modo subjuntivo.

Lo declaramos tablas, amor,
lo declaramos tablas.

EN UNA FUENTE DE MONTREAL

En una fuente de Montreal,
muy cerca del viejo puerto,
lancé algunos centavos para comprar mi deseo.

Desde todo punto de vista
enamorarse
como un estúpido
es una estupidez.

Quería amistad -me dijo-
amistad que dure incluso
cuando no nos acostemos.

Bull shit.

Estaba
tan imbuido
de nuestra muy elevada
asociación
que ni siquiera
el golpe
pudo hacerme entender
la diferencia
entre la excusa de un sueño
y la verdad mezquina.

Si crees en alguien ciegamente
puedes salir lastimado.

Habito la impermanencia
y la nieve cubre todo alrededor.
Sufro para adaptarme, sufro
y pago las consecuencias.

En una fuente de Montreal,
muy cerca del viejo puerto,
fui estafado por el dios de los pequeños milagros.

FRANCÉS PROFUNDO

Era la madrugada de la Santa Ana
y a una cortísima distancia de la Plaza
y a una muy larga de la Revolución
la violinista de 19 años
desplegaba
sobre mi
su muy profundo
conocimiento del francés,
francés profundo,
para elevar el espíritu, para enseñarme algo mas
sobre las fuerzas productivas.
No teníamos mucho tiempo pues en breve
amanecía.
Cada mujer es un cuartel para tomar por asalto.
Francés,
francés profundo.
Ella y yo festejábamos el Día
de la
Rebeldía
Nacional.

LINGUISTIC PROBLEMS IN QUEBEC

Mi vecina, una hembra alucinante,
practicó el sexo ayer toda la noche
o al menos una buena
parte de ella.

Lo sé
porque sus chillidos
eran tan intensos
tan penetrantes
tan penetrados
que incluso las personas
del tercer piso
podrian escucharlos.

Ella
puede lograr
infinitas variaciones con su  voz
pero con toda humildad
lo reconozco:
me fue imposible distinguir
si era frances
o era ingles
lo que pasaba
en su vagina,
perdon, quise decir en su cuarto.
Algunas veces era "deeper"
las otras veces era un "oui".

Por suerte, su pareja
resultó ser mas bien
alguien discreto,
laconico,
pongamos, ausente
hasta ese punto en que,
por suerte,
me dormí.

Gran problema ser alofono
en una sociedad bilingue.

LA LENGUA QUE TU HABLAS

La lengua que tu hablas
habla de las cabezas que llevaron de trofeo
las legiones romanas al emperador Trajano.

La lengua que tu hablas conoció de discusiones bizantinas,
conoció de la inclemente aparición de los turcos,
conoció del gran hermano
soviético y conoce
la engañosa mansedumbre
del mar negro.

La lengua que tu hablas tiene declinaciones
que el latín fue perdiendo en el camino de Santiago.
no tradujo el nuevo mundo
y en el país de donde vengo
nadie intenta dominarla
excepto algún
jinetero demasiado erudito
o el personal vinculado
a la cancillería.

La lengua que tu hablas
es lo ultimo que hubiese esperado aprender.

Pero hoy quisiera saberla
sólo para decirte
de manera que te suene tan intima o cercana
como canciones de cuna
del conducator Ceaucescu
que agradezco al buen Dios
(ese en que crees)
todo esto que me ofrece
al poner en mi camino
una mujer como tú.

EQ

Es capaz de enseñarte
a ser feliz aunque no quieras serlo
pero igual a las mareas
se plegará sobre si misma
si intentas retenerle.
Es capaz de llenar
de lujuria tus noches
y de amor
tambien
pero cuidado
se burlará de tus poemas
porque no cree en las palabras,
se burlará de tu angustia
porque le aburre el dolor,
se burlará de ti
si buscas comprenderle
y ello va en detrimento
de que pueda
sentir tu poder
y esa inefable
seguridad
que tanto necesita
su atribulado espiritu
para no deshacerse,
porque le gustas sólo
si permaneces tibio, sereno, apacible
como un paisaje de verano,
si mas que perdonar
puedes ser indiferente
a sus miserias incontables,
a sus probables traiciones.
Si te muestras, pongamos,
dueño de ti,
hieratico, inflexible,
imperterrito,
sin asomo de duda,
cuando apliques
sobre ella
si asi indicasen o indicaran
las circunstancias
como argumento final,
inexorable veredicto,
tus cojones esterlinos,
y la infalible doctrina
de la pinga de palo.

Macho alfa, en fin,
no macho beta
y mucho menos gamma.

POEMA ESQUIZOFRÉNICO CON MOTIVO CURSI

Teníamos
tanto amor para entregar
y tanto tiempo
que sobraba la prisa.
Era tan obvia la certeza
que olvidaron los objetos
su papel de rehenes retroactivos,
de sutiles artefactos
de nostalgia.

No nos dejamos nada
para podernos amarrar al mas burdo fetichismo
porque era todo tan sencillo como habernos encontrado,
como secarte los ojos con besos sin palabras,
como sentir que el olvido no podría alcanzarnos.

¿O es que soñé todo esto?

Le pregunto a las piedras
a las pequeñas piedrecitas
en el camino del mar,
a los testigos mudos, discretos:
florecitas amarillas, florecitas azules,
pedacitos de papel,
polvo del cuarto y telarañas del techo,
sábanas que aun guardan
un poco de tu olor,
si es que ellas saben
por qué te habré perdido.

La respuesta es brutal,
la encuentro en otra parte,
no en las piedras,
no en las flores,
no en los pedazos
de papel.

¿Es así
como son
las cosas?

Los sentimientos exaltados
no toleran otro espejo que ellos mismos.
Bajo tales premisas: sentimientos
compartidos pero
muy diferentes grados de exaltación
el choque
con la realidad objetiva
resulta inevitable
y queda el corazón sin adjetivos,
burda irrisión de si mismo,
como un conejo muerto
en el sombrero de un mago.

KEILI

Este inútil poema
habla de una mujer a la que quise
mucho mas de lo que pensaba
cuando, por suerte para ella,
me dijo
esto no va a ninguna parte.

Ella se fue
para Europa algún tiempo después,
ahora es
muy feliz, según parece.

Pero en aquel entonces
era la linda guajirita que recuerdo
huyendo del destino provinciano:
ser la esclava de una casa, un racimo de hijos,
un paisaje verde intenso y vaquitas de fondo.

Ella siempre buscaba una manera nueva de decirme
am, adrían, rabuja y otras cosas que he olvidado.
yo le llamaba, simplemente, la niñita querida.
No teníamos lugar, no teníamos dinero, no teníamos futuro
la verdad es que resistimos bastante.
Durante mas de un año
estuvimos implicados algo mas profundamente
que dos parásitos intestinales.

Cuando encontré un alquiler
para vivir la habana juntos
ya era tarde
fue entonces que habló y yo no supe retenerle.
Se sabe
una mujer no es algo predecible
se sabe
pero aun así, nunca estas
completamente preparado.
Acordamos una tregua
y toda vez que volvía
yo esperaba sus visitas como siempre,
como si nada hubiese cambiado.

Si,
aun tuvimos buenos momentos.

Sin embargo
era cuestión de tiempo.
Finalmente terminó por olvidarme
y yo me fui casi arrastrando hasta su jodido pueblo
sólo para comprender que había perdido
a Keili
definitivamente.

Es un lugar común
decir que el rencor es una planta que necesita cuidados
y un día ya no quise
velar mas mi parcela de odio
y fui civilizado y entendí que, en efecto,
ella podía dejar y había dejado de quererme
y que no solo eso, sino que incluso
no le iba a ir mal sin mi.
Es duro,
es fácil cuando le pasa a otros
pero es duro.
puedes bromear con eso pero en el fondo te jode
a pesar de todo el tiempo transcurrido
a pesar de las mujeres a las que quise después
y me quisieron.

Uno llega a asumirlo con cierta filosofía:
las mujeres se consumen hasta donde no hacen daño
pero yo no era tan sabio entonces y el dolor
lo sentí físicamente.
Fue como si un Dios estúpido me privase de entrañas
y el dolor no alcanzara a redimirme,
como contarle a otras mujeres que no podía olvidarle
y entender que esperaban
el final de mi importuno desahogo
sólo para seguir
alimentándose de semen.
Llegué incluso a llorar en publico
como un alcohólico o un loco.

Keili,
con su nombre de ciclón
no parecía gran cosa.

La ví por ultima vez
poco antes de que se fuera
yo estaba con otra mujer
y procuraba hacer las cosas correctamente.
No regresé a mi casa
hasta unos años después,
los alquileres resultaron
una aventura incosteable.

BERLINSTRASSE I


tan expresiva como un muro
tan distante como la esfinge
tan ajena al sinsentido común
y sobre todo tu,
imagen fija de un paisaje con aviones y pañuelos
ya debes haber oído poemas de este corte
poemas donde se habla de una mujer
y la trivial circunstancia de no poder tocar su culo.

Yo, ni siquiera estoy seguro de que valga la pena
pero insisto en esta calle, obcecado como un topo,
como si aun me quedara todo el tiempo del mundo
para ascender a tu nariz y contemplarte.

Berlinstrasse
se extiende mas allá de tus ojos,
vivo en la décima casa
justo al borde del delirio.

Sobre la cama de este cuarto que construí para otros,
rodeado de pertenencias que ya casi me
despertenecen
nombro al objeto de mi deseo,
nombro al objeto
y procuro asir tu cuerpo desnudado de palabras.
Febril y enloquecida como habitas en mi mente
te conjuro a que aparezcas.

Una vez más
la magia no funciona.

EROS Y THANATOS

Eran esos días en que nos desnudábamos,
tu padre podía ser
el paraguas y el revólver
pero encontrarnos
era el deseo y la imprudencia
cerrar ventanas el balcón,
abrir suspiros.
Desliza el deshabillé, la tarde asfixia
el émbolo que vibra en tus entrañas.

Casi al borde de tu cama
pienso en tus ojos,
una estela
un secreto
y un planeta en equinoccio.

Espuma
doblándome en el vientre
las campanas y el silencio
de Eros
y Thánatos.
Un día no volví más
y llovió sobre el mundo
desde entonces
el ácido, el rencor y yo estoy mudo
para decirte al oído que esas tardes
me late a veces la viscera latiente
como esas balsas y el vacío
flotando a la deriva en la corriente del golfo.

IRIS

Se fue de viaje
y aún no ha regresado.
La que era mi mujer
lloró en el aeropuerto
al despedirnos.

Yo no
pero tampoco
estaba,
lo que pudiera decirse,
exento de emociones.

La que era mi mujer
necesitaba fuerza
y yo debía darle
toda la que pudiese.

OTRA VEZ GASTBY

Si uno pudiera volver
al punto exacto donde todo
se hace una mierda
y, en consecuencia,
esa mujer que nos quería un poco
dejó de querernos definitivamente
el punto exacto
donde su boca pronunció con todas
y cada una de sus letras
«no es mi problema si me quieres,
lo siento»
y no encontraste
la dignidad suficiente
para callarte
tu pobrecito
tu lastimero
tu miserable
dolor
y te extraviaste
en absurdas,
entrecortadas,
inútiles palabras
¿podría ser diferente,
serviría de algo,
ayudaría al menos
a detener
ese grotesco
sentimiento residual
que se va por el tragante
hacia la Nada?

ELLA

Pienso en una muchacha a la que tal vez no vuelva a ver.
Pienso en una muchacha a quien busco, casi sin darme cuenta,
cuando detengo mis ojos en algún rostro.
Pienso en una muchacha a la que tal vez sea preferible que no vea.
De todos modos, no depende de mi.
No se incluso si desea volverme a ver.
Pienso en raras combinaciones de números
surgidas al azar de un billete de ómnibus.
Pienso en causas pequeñas de pequeños fenómenos.
Tal vez causas pequeñas nos encontraron.
Tal vez causas pequeñas nos separan.
Tal vez hay un Dios que lee esas causas en la palma de su mano.

Si ofrezco al Dios cristiano
creer en él a cambio de que pueda volver a verle
ese Dios no va a tomarme en serio.

¿Que puede ganar Dios en un negocio semejante?

ANÁLISIS

Yo solo tengo el desierto y no es una parábola
analítico anárquico aplanado
anacoreta anatemático analéptico
anagramático anacrónico y análogo
anaquel anaranjado anacoluto
anamorfósico anatómico analecta
anal.
En cana
sin una cana
como una rana
como badana sin la banana en primera plana
como una anciana como su hermana o como una enana
una campana de porcelana nada cristiana
casi fontana menos manzana y algo hortelana
una membrana tras las persianas cada semana
bebo tisana tú mi villana mi cruel tirana
me da la gana no doy la aduana ni oigo la diana
con tantas ganas en caravanas casi paganas
también mundanas algo livianas pero tempranas
un poco ufanas por lo profanas cuando desgranas
así tú emanas nunca subsanas
aunque engalanas.
Mi querida Ana,
tienes cincuenta y una razones para anarte.
Yo sólo tengo el desierto,
el estoicismo de Hierocles
y la duda y la esperanza
de tus ojos.

ESA

Esa
muchacha linda
como un pájaro que huye de la noche.
El amor es para ella
y pare de hojas.
El amor es–pera ella
nadie sabe bien qué.
El amor ex–pira
igual ella que todas las mujeres.
El amor
es–pina.
El amor es pena
saludable.
El amor es para
noico y yo también.
Esa hija
de puta que me aulla
licantropicamente a la luna
a las dos
y a las tres.
Esa
muchacha la vi–trina.
Esa
muchacha la letrina.
Esa la
que gusta a todos y a mi también
le gusta a todos y a mi tampoco
gusta a nadie y ni siquiera a mi.
Sigo su rastro ocaso
sigo su rostro acaso
un lebrel
afgano y pierdo
poco importa.
El amor es para mi
siempre lo mismo
da a una puta que a una santa
donde el miembro
erectado y el alma
son x distantes.

Entre un hombre y una mujer hay una puerta cerrada.
Entre un hombre y una puerta hay un espacio.
Entre un hombre y un espacio hay un abismo.
Entre un hombre y un abismo
Existe y mas,
persiste
la palabra.

Esa
muchacha linda
como un pájaro que huye de la noche
es una paradoja innecesaria.
Las mujeres no son su deseo
hay que acostarse con ellas y no con su deseo.
Amor trajeado yo de ti
amor tajada tú de ti
y tan
tí–picamente
como un orgasmo cultivado a fuego lento
hábiles
manos, dedos, cuerpo
como una cama rota
como un orgasmo pétalos y espinas
como un orgasmo nunca
del color de tus ojos.
Ponlo
en el jarrón de la sala.
Cuidado
no lo vean los vecinos
mejor entre tus piernas para que no se seque
nada más apropiado que el calor de tus muslos
y esa tibia humedad
de tu garganta.

Entre tu seno y el otro están mis ojos.
Entre tu escote y mi escroto está mi pene.
Entre tu sexo y mi boca está el deseo.
Hay que saber aislar ese deseo tuyo
hay que saberlo di–
seccionar
hay que saberle sonreír.

Thursday, August 22, 2013

CAJA NEGRA

Este libro debió ser publicado antes de la muerte de Salvador Redonet en 1998.
Su prefacio y mi libro han esperado alrededor de 15 años para poder ver la luz.
Su título original era “El Camino de Egipto”.
Ha llovido mucho desde entonces.


1. Caja negra
2. Cuarzo
3. De caballos y hombres I
4. De caballos y hombres II
5. De caballos y hombres III
6. Rosado-excreta
7. Metamorfosis del Otro
8. Hija de la luna
9. Cuidado con las hormigas
10. Un artista del suicidio
11. Naturaleza muerta con sexo
12. Homo habilis
13. Provisiones para el invierno
14. Egipto


















PREFACIO

“...Los críticos no se han puesto de acuerdo dentro de cuál generación ubicarle, y mucho menos, dentro de qué antología. Es demasiado joven para ser de los “viejísimos”, pero demasiado ignoto para pertenecer a la próxima evolución del término “nuevo”. Es por eso que el hombre que sueña ser escritor, vive en el último piso...”
He escogido este pequeño fragmento de Caja Negra (el relato que abre esta selección de cuentos de Adrián Valdés Montalván (La Habana, I972), graduado de la Academia de Artes Plásticas “San Alejandro”. No confundirlo, por favor, con el artista del suicidio), porque entre otras cosas apunta hacia una de sus obsesiones, uno de sus motivos recurrentes: el mismo arte de narrar, la escritura.
“Tema o asunto (el de la escritura) tan viejo como la literatura misma” —puede estar pensando ya el lector de estas (in)necesarias líneas introducto¬rias. Sólo que —y esto quiero advertírselo al respetable receptor— ese mismo arte de narrar ha experimentado una especie de vuelta de tuerca en la cuentísti¬ca nacional más reciente; esto de modo especial en las manos (y la mente) de la más novel generación de escritores cubanos, denominados por una buena parte de la crítica nuestra (y de no pocas voces fuera del patio) los “novísimos” —artistas que han nacido entre 1958/1959 y 1972, cuya producción ha aparecido entre la segunda mitad de los ochenta y la segunda mitad de los noventa y ha determinado un cambio en el proceso cultural del país.
De aquella vuelta de tuerca, de nuevas experiencias vivenciales y de su for¬mación intelectual han nacido actualizaciones y reactualizaciones de asuntos y temas, nuevos personajes y a veces desconcertantes transgresiones del relato, de toda la escritura.
Determinadas constantes temáticas: el deterioro y la cosificación de las relaciones humanas (véanse, por ejemplo, Egipto, Provisiones para el invierno, Homo habilis), la predilección por lo periférico y no lo central (en este caso el jineterismo - sinónimo de prostitución dentro de un país que enfrenta un nuevo fin de siglo: De caballos y hombres I, II y III) y algunas preferencias estilísticas: el minirelato (Cuarzo y Rosado-excreta); los textos fragmentarios, los juegos intertextuales y de lo autoreflexivo, la integración —hasta disolver¬los— de “lo fantástico” y “lo realista”... que han conducido a (re)capitular sobre la condición (post)moderna de muchos de los textos (post)novísimos —especulaciones que necesitarían de más páginas, por ahora evitables.
Releyendo más de un texto (in)édito , me pareció advertir —y no he cam¬biado de opinión— que muchos de los relatos escritos en la segunda mitad de los noventa se alzan sobre historias familiares (Homo habilis) y la re-escritura intertextual (de la Metamorfosis kafkiana: Metamorfosis del otro) o acentua¬damente individuales (en casi todas las narraciones de Valdés Montalván), incomprensibles sin el drama social de la nación (y de este mundo unipolar, le llaman) en los años noventa, y las crisis en las que, al parecer, amaneceremos en el siglo XXI.
Una de las particularidades dominantes de (este libro) es su detenerse en las tragedias sexo-sentimentales de la pareja en las más disímiles combinacio¬nes, y en la manera (post)moderna atravesada por una personalísima lectura de la Teoría del Caos (en Cuidado con las hormigas), en que se trazan las historias amorosas: el modo distanciado, a veces cínico, con que se narran las aventuras del personaje central, del narrador, del autor implícito, de un autor real siempre entrecomillado y las restantes figuras del relato, lanzados como un rompecabezas de inconfundible heteronimia pessoana.
Si bien los críticos —a estas alturas— dizque no se han puesto de acuerdo dentro de cuál generación ubicarle y dentro de qué antología, al decir del personaje de marras, este eterno especulador —quien tiene sus preferencias, por supuesto, dentro de este conjunto de textos propuestos por (este libro)— está convencido de que Adrián Valdés Montalván forma parte —sin dudas— de nuestros (post)novísimos narradores y puede/debe ser incluido (sobre todo por su Caja negra) en una antología de la más reciente hornada en la cuentística nacional. Sobre todo, valga la redundancia, porque ya está convirtiendo en realidad sus sueños (Ser escritor), a pesar de que viva en su “amoroso” último piso. O quizás, precisamente por eso.

Salvador Redonet, Febrero 20, 1997.


1

CAJA NEGRA

Todo sujeto puede tener cualquier predicado,
toda relación concebible es posible.
C.Levi Strauss



I. El amo de las marionetas

Lo que pasa es que X está sentado en el banco de un parque. Aquí vienen los problemas. X está sentado en el banco de un parque y el parque está situado en la ciudad. Esa ciudad se llama San Cristóbal de La Habana. Uno se cansa de sentar siempre a un personaje nom¬brado X en el mismo banco, en el mismo parque y en la misma ciudad. Bueno, no tenemos que exagerar, puede variar el banco, puede variar incluso el parque, pero lo que si no varía es la ciudad, este punto minúsculo del mapa donde el amo de las marionetas me ha colocado, y donde yo, a semejanza, que no tanto a imagen, colo¬co a este personaje nombrado X. Fuma un cigarro tras otro, porque en verdad, no se me ocurre una fórmula mejor para acercarme al concepto de hombre que desespera ante la impuntualidad femenina. Todos sabemos lo dramático de este momento.
a) X presenta un crónico declive en su autoestima, por razones que serán analizadas en breve.
b) X precisa una primera cita. De su satisfactorio desenlace dependen futuros encuentros.
c) X precisa del conjunto de todos esos encuentros futuros para imprimirle un tónico ingrediente a su autoestima.
d) X, a pesar de percatarse de la incongruencia manifiesta entre la hora convenida y la hora en curso, inventa excusa tras excusa. Intenta situarse (paradóji¬camente) en el lugar del otro, para llegar a comprender (justificar es comprender) el motivo del desencuentro y después, imprimirle una mirada positiva al acto de permanecer un solo minuto más acá, muchos solos minutos más acá.
¿Y cuál es el objeto de todo esto?

Marque con una X (curiosamente el nombre del personaje).
__Alcanzar a descubrir adónde se dirige la fila de hormigas que avanza disciplinadamente hacia un lugar desconocido, muy cerca de sus pies.
__Lograr aspirar el suficiente humo como para que su cuerpo se infle y, elevándose por los aires, pueda llevarle hasta el lugar que desea (¿El cuarto de esa mujer a quien se espera?).
__Se encuentra posando para un artista que pretende inmortalizarle en este instante aunque de preferir, preferiría otro.
__No puede moverse del espacio que ocupa.
__Intenta postergar su convencimiento de que no hace nada en este banco de este parque y de esta ciudad. Ella no viene, tal y como no lo había prometido. 
¿Por qué se ha lastimado la autoestima de X?

II. El hombre que sueña ser escritor

El hombre se levanta de la silla en la que ha estado sentado los tres últimos cuartos de hora. Es difícil es¬cribir con un toque de santo del otro lado del muro. Los vecinos, claro. El hombre le dice unas cuantas groserías a su perro que cada vez deja más pelos desperdigados por doquier. Dentro de poco la casa del hombre podría ser tapizada con semejante materia si las cosas prosiguen del mismo modo y “este perro de mierda...” Comienza otra vez a insultar al perro, pero suena el teléfono y el hombre se ocupa en ofender a su inter¬locutor. La comunicación se interrumpe bruscamente y como ya no tiene sobre quién descargar su ira (en la casa vecina finaliza el toque de santo y además, no está bien disgustarse con los vecinos), el hombre se da una ducha con agua caliente (todavía no se ha ido el agua), y se acuesta a dormir...
En su sueño no es otra cosa que un escritor. Vive en el último piso de un edificio, exactamente en la azotea. El ascensor funciona impecablemente, así como el correo, por el cual recibe toda la información relacionada con eventos de Literatura. Los críticos no se han puesto de acuerdo dentro de cúal generación darle cabida, y mucho menos, dentro de qué antología. Es demasiado joven para ser de los viejísimos, pero demasiado igno¬to para pertenecer a la próxima evolución del término nuevo. Es por eso que el hombre que sueña ser escritor, vive en el último piso. Mentira. En realidad esto ocurre porque así evita que los vecinos (además de sus ruidos) le ofrezcan sus filtraciones en generosa contribución. Intenta escribir un cuento y ganar algún concurso. ¿De qué puede vivir un escritor? ¿Cómo ubicarle en la cadena alimenticia? Ya sé lo que van a decirme, pero yo conozco a muchos escritores que son faquires de estrellas. Se introducen la trompa dentro de su boca y aspirando fuerte, fuerte, se inflan, se elevan en el aire alcanzando alturas sorprendentes. El combustible (no se trata de humo), no les alcanza para planear de modo indefinido, así que van a depositarse disciplinadamente en la primera punta de estrella que divisan, donde (son¬risa mística en la boca), se acomodan para invernar. Las estadísticas demuestran que existe un escritor por cada punta de estrella. Si aceptamos como representativo el icono pentagonal que se ha generalizado, tenemos motivos para sentirnos satisfechos de tanta cultura.
¿Para qué el hombre que sueña ser escritor quiere ganar un concurso?
Se levanta. La mañana ha comenzado con la grata bendición de todos los santos. En la radio recitan un poema de Lezama Lima. Apaga el equipo y se sienta junto a la máquina de escribir.
¿Qué me importa a mí X? —piensa.

III. El escritor

Quise escribir un cuento pero no puedo escribir otra cosa que estos recuerdos. Todos los personajes con¬fluyen en mi espejo que no es mágico. Mi espejo, que es una grieta. Mi espejo que no es el de Lacan, sino un barco encallado en la estepa y un caballo.
Flash Back: Soy un niño, otra vez, comiendo un helado (en realidad, no estoy seguro de que fuese un helado). La madre de mi padre está conmigo. Un grito y un ruido, girando entrelazados en mi memoria encandi¬lada. Ella mira. Y yo también quiero acceder a la visión, zafarme de sus manos sepultando mis ojos. Tengo la edad del espanto, cuando abuela cede al empuje de mi curiosidad. Sobre el pavimento hay un charco de sangre. Y más. Los gritos son de una madre, y el cuerpo que retiran el de una niña que jugaba en la calle cuando llegamos... un líquido rojo y viscoso cubre todo su cuer¬po... El chofer no se detuvo. Los sesos se imprimieron sobre las ruedas. La madre no dejaba de gritar cuando volvimos a los helados. No pude terminar de comerlos.
Flash Forth: No soy un niño. Estoy comiendo. Esta vez sí estoy seguro, es un helado. Un camión avanza imponente y majestuoso, todavía no lo veo. Es¬toy parado en una esquina y, a mi derecha, el camión se incorpora al enjambre de la avenida. Ya podría verlo pero no reparo en él aún. Un hombre maneja una moto en sentido contrario al gigante. Ocurre: un problema simple de sincronización. El cuerpo A (camión) y el cuerpo B (el hombre sobre la moto) se embisten. Como en un torneo medieval, pasan uno junto al otro. Aparentemente no ha sucedido nada, pero sí, un golpe seco y casi inaudible. El cerebro entra en colisión con la superficie lateral del cuerpo A. El cuerpo B sigue avanzando. Nada ha ocurrido al parecer pero hay algo que evidencia lo contrario. Una estela de sangre va dejando la cabeza sobre el costado del otro. No dejo de comer (devorar mi barquillo escrupulosamente) cuando asisto a la muerte de esta persona. Lo estoy mirando hace siglos pero sólo ahora puedo verlo, sólo ahora que cae, que yace la moto sobre el piso y él intenta levantarse. Alcanza a erguir el torso y mirar en esta justa dirección con los ojos más limpiamente asombra¬dos que he visto, para caer, definitivamente, a escasos centímetros de la rueda trasera. Silencio total que cede ante el bullicio que se expande. Una nube de personas se lanza sobre el cadáver ajeno. La visión de nuestra propia muerte en el espejo del otro inflama en nuestras vísceras la piedad. Ya he visto lo principal, por eso no me acerco. No me interesan los restos, no preciso de la huella. El hambre se excita ante el espectáculo de tanta fragilidad. Termino de comer mientras la muchedumbre se dispersa... Pero existe un punto común entre estos dos momentos referidos y los otros, que no importan (no sólo el helado: hipotética relación mortuorio-digestiva). Se trata de lo siguiente: En ambos casos no hubo música. El cine nos enseña que la muerte y el amor van prece¬didos de una música, una música que torna inevitable la bala que mata y el beso que revive, una música que implica que ese momento que sobreviene debe ser así y no de otro modo. Me refiero a una música ex profeso, que hace un todo del estómago y el alma. Nada importan aquí los ruidos cotidianos. Esos ruidos forman parte del Gran Silencio. Mi espejo es una máquina con teclas retorcidas, este parque donde te espero.

IV. El estudiante

Desde que estoy aquí no deja de llamarme la atención ese tipo con cara de escritor sentado en ese banco. Real¬mente no tengo como justificar el haber pensado que se tratase de un escritor. Tal vez su cara me recuerda la de un libro de Literatura, tal vez la de ese escritor que hacía heterónimos. Sí, pero es que se trataba de varios. Bueno, tampoco tengo que justificar toda la mierda que se me ocurra pensar. Creo que puede servirme. No parece tener intenciones de moverse mientras espera. En este parque siempre se espera a alguien. Excepto yo, que sólo hago tiempo para regresar a la escuela y tengo este ejercicio por terminar. Intentaré dibujarle desde aquí. Parece uno de esos tipos que nunca se da cuenta de nada. Cuerpo entero, sí. Primero la estruc¬tura. Nada de un boceto, un dibujo. Esta es la idea.

V. El escritor

No saber si ella siente, de vez en cuando al menos, el peso de esta mirada mariconcita que se posa en el vacío, donde el paisaje simula una tarde del trópico, buscando una mirada compañera, flotando en este viento ingrávido de agosto o de julio, no sé, susurrando una letanía, algo así como un bolero; iba a decir que me parte el corazón pero ¿qué van a decir mis ami¬gos y conocidos en su cruzada antikitsch? Me suscribo entonces a decir “me mata”, porque Holden Caulfield y Sallinger siguen siendo guardianes del buen gusto. Resulta que pienso a esta mujer más de la cuenta y es retornar al inicio de este párrafo decir que no sé si ella me piensa, y esto no sería otra cosa que alimento para mi ego y antídoto a mi fobia de ridículos y papeles protagónicos desafortunados. Es ese punto en que el masoquismo nuestro de cada día se lamenta: “¿Dónde estás, señora mía, que no te duele mi mal? —y Sade concluye la condena de una Dulcinea que es pérfida sólo por no ser desgraciada— O no lo sabes, señora, o eres falsa y desleal”. Sade desea que ella sufra como yo sufro, que no deje de pensarme mientras destierra mi cuerpo del suyo porque, interponiendo el océano sus aguas, pensar que no singue, que no folle, que no coja, que no tire, que no copule y que no tiemple es pedirle demasiado a alguien que es un pobre mortal como uno mismo y a una época donde esas ternuras de abstinen¬cias medievales no son otra cosa que utoimpías que no se acoplan a esta moda cada vez más acelerada, de incentivos para la sensibilidad, de falsas pistas en que podría transcurrir nuestra vida, si la noción de realidad con mayúsculas no nos marcase como las reses, si no fuéramos este isleño desencantado del paisaje habitual, sin presupuesto para encallar en tierra firme, o tal vez, esta niña que sufraga su independencia trabajando de mesera en el café de una ciudad y de un país que no es este, mientras mamá le alquila un psicoanalista de bolsillo y pudiésemos ser Humphrey Bogart e Ingrid Bergman con un final sin adioses irrevocables o astronauta, juez de paz u Oliverio con dinero, o los protagonistas de una de esas tontas películas de Hollywood donde el bueno, tan bello como yo debiera ser, es arrojado por el impac¬to apocalíptico de un coche de metro en el muro donde empieza la calle, es decir, irrumpiendo en la vía pública, y cayendo sobre el alucinante pecho de la heroína a laque besa, ¿y qué otra cosa se puede hacer sino besarla mientras la multitud de ejecutivos y desocupados se hermanan por un instante en el delirio de aplaudir y en la radio, felizmente, increíblemente, puede escucharse una asmática voz que reza: “Ah, que tú escapes...”?

VI. El estudiante

¿Por qué será que no dejo de pensar en la profesora de Literatura? Se ve que gozaba poniendo en boca del Archipestre eso de que la mujer debía ser cuerda no sé dónde y loca en la cama. Ella sí debe ser tremenda loca y una locura metérsela. Si yo no fuera el come¬mierda que soy tal vez pudiera intentarlo... ¿Pero cómo cojones esa tipa se va a fijar en mí cuando cualquiera de los bellezos de la escuela darían el poco cerebro que no tienen porque esa tipa se los singara? Sí, porque de eso estamos hablando. Es lamentable que menos de la mitad de los pintores sean pintoras, y resulta más lamentable aún, que menos de la mitad de la mitad sean buenas hembras. Estos son cálculos optimistas. Pinga... se levanta del banco. Ah, no, ya regresa. Parece que sólo fue a estirar los pies. ¡Qué obstinante esperar...! y este tipo parece que acaparó toda la paciencia del mundo.

VII. El escritor

Tengo un amigo que dice que las mujeres están más cerca de lo Inasible y este es el punto donde comienza a adoctrinarme de nuevo con los tres Nudos Borromeos si no le digo que pare, que el Psicoanálisis me sabe no a otra cosa que a mierda. Creo que Kafka dijo algo así como que siempre iban a tratar de no tener la culpa, culpa cauterizada no del todo felizmente desde los tiempos de Eva a nuestros días. Les ha hecho parir los hijos con dolor, el recuerdo de una manzana que no es manzana en realidad, mordida, hollada, profanada. No dejas de asombrarme, cicatriz que sangra. La mujer es esa máquina deseante y seductora, esa vulva-cueva-pasión de espeleólogos, exploradores que se adentran con sus fálicas linternas, oscilando erguidas y procu¬rando introducirse entre esas otras abiertas piernas de la hembra que puede fingir placer a diferencia nuestra. Ellas desean ser acariciadas. Ellas desean que se les hable mientras uno únicamente desea dormir aunque sólo sea un ratico para intentar recuperar, un poco al menos, no demasiado, esa vida que se nos va casi literalmente, cuando ensartada a nuestra placenta espermática nos toca abastecerles, en una operación que el vulgo suele definir como “dar pinga”, “dar ca-billa”, ejercicio preliminar de la vía láctea. Puede estar o no relacionado con el acto de crear una empatía entre el ser que la da y el ser que la recibe. La sinécdoque evoca la entrega de esperma producida y envasada en nuestra zona de pudor como “la pinga en sí”. Nada, que te despiertas por la mañana, con demasiado sueño para estar despierto, demasiada vigilia para estar soñando, y la mujer que duerme a tu lado, o mejor dicho, que despierta a tu lado, no dice ninguna estu¬pidez (y no se trata de que uno pretenda dormir con Einstein), ni provoca , a los pocos minutos que tengas que ir al baño hasta que puedas volver a soportarla, regresar a su lado y decir, (preparando el terreno de un matutino y placentero sexo), una frase que invariable¬mente comienza con algo así como “mi amor...”

VIII. El masturbador

Se dio cuenta de que aquella mujer en la que pensaba al masturbarse no era ninguna de sus amantes visita¬das, frecuentadas, finalmente perdidas, sino la imagen de una actriz lubricando en una escena memorable de alguna película también memorable. Vive en el segundo piso con vista a la avenida. Le gusta masturbarse a la tardenoche antes de ir a su “trabajo voluntario”. Tal es su rutina de hombre soltero y alcohólico. De noche le puedes encontrar, agazapado en los arrecifes del malecón, fisgoneando en la lejanía a las parejas que se besan mientras él se masturba. Pertenece a la muy distinguida brigada de “tiradores” así les llaman con ironía aquellos que disponen de una mujer de carne y hueso. Ella, la actriz, la mujer de celuloide, pasó como un flashazo en su memoria, justo después de aquella dama sexagenaria que se quitaba la dentadura y le obsequiaba al adolescente que alguna vez fue, una fellatio quasivaginal. Un flashazo entre los otros pero especialmente nítido. Siempre evocaba la imagen de las mujeres que alguna vez se habían venido ante sus ojos. Aquellas que había visto, frecuentado y perdido. Podía delinear con precisión su cara de pómulos pro¬nunciados, la mordida en el labio inferior y los párpados semicerrados.
Sus barajas formaban en la cabeza una especie de caleidoscopio, una máquina de híbridos en cada nuevo movimiento acompasado de la mano. Fragmentos esparcidos a todo lo largo y ancho del tiempo, en el brevísimo espacio de sus falanges. ¿No era una sola mujer la que poblaba el mundo? Mujer de vulva rosa¬dita o parduzca, mujer de vulva en un siena degradado, mujer de vulva en un profundo ultravioleta. Mujer de estrechez adiposa en la entrada de su más secreto imperio. Mujer himenizada. Mujer deshimenizada, reciente o antediluviana. Mujer de suave felpa en el pubis. Mujer de rizos agrestes o benévolos. Mujer de senos como copas invertidas y pezones en la base. Mujer de senos dirigibles. Mujer de senos abatidos y surcados por estrías. Mujer de senos como cítricos menores.
Los componentes de su placer siempre le habían puesto en claro su origen. Era como un pacto secreto entre ellos y él. Siempre hasta ahora y hasta esta mujer de pronunciados pómulos, esta bellísima mala¬barista existiendo persistiendo en la cuerda floja de su esperma consumida y consumada. Fragilísima barrera entre recuerdos reales e imaginarios. Él nunca había poseído ese cuerpo de mujer pero era como si así hubiera sido. Esta certeza fue una alevosa bofetada. Los recuerdos comenzaban a insubordinarse, a desli¬zarse como gotas de rocío. Logró vencer el amargor que le brindaba esta nostalgia prestada, sumergiendo la doncella que nunca estuvo dentro del mazo de sus barajas ginocéfalas. Sólo entonces arribó disciplinada¬mente una legión de espermatozoides suicidas a ensangrentar con su sacrificio la palma de la mano. Llegó como un robot descontinuado. A veces era venir como un perro o un cura en desasosiego. De los perros tomaba la violencia. De los curas, la mística del ladrido.
Sin limpiarse la mano izquierda (su mano hábil) se levantó aliviado. Se asomó a la ventana con vista a la avenida y miró al parque.

IX. La sorda

La mujer se sintió tocada sobre el flanco. Despertó. El Poeta avanzaba sobre ella, visiblemente excitado. Se dio vuelta por completo y le hizo frente a su cuerpo con una sonrisa obscena. Siempre era así. No tenían casi que hablar y esto era cómodo para ambos (decía él). La sorda, a pesar de cualquier incomodidad, paradóji-camente, intentaba comunicarse pero a él no le gustaba el sonido de esa, su voz en bruto. Sus sordos gemidos de placer le exasperaban. Ella podía notar aquel gesto de visceral y silenciosa repulsa. En pre¬sumible compensación, él decía disfrutar el lenguaje de las manos. Sin embargo, a ella no podía dejar de seducirle aquel lenguaje (para ella) indomesticable. El Poeta acarició su rostro despacio, como quien explora la superficie de un objeto desconocido. Ella aventuró una mordida cuando los dedos pasaron cerca de sus labios. El Poeta sonrió de modo casi imperceptible. Sus manos se endurecieron sobre el cuello, pero en seguida tornáronse suaves nuevamente. Descender. Ella se arqueó al encuentro de su mano, delineando un camino hasta el vellamen convulso. Su excitación no hacía sino aumentar. Disfrutaba su nariz dilatada como la de un toro. Le complacía secretamente pensar que él quisiera matarla cuando le miraba y sus globos fotover¬tidos se quedaban prendidos de aquel otro, libidinoso globo que se elevaba sobre la boca de él, amenazando reventar. No ocurría, sin embargo. Ella podía per¬catarse a través del espejo, frente al cual él no dejaba de colocarle, manteniéndose intacto cuando, jadeante, la penetraba a su espalda. Y le tapaba la boca para evi¬tar los ruidos, mientras ella se agarraba de los hierros de la cama y cargaba en sus rodillas su peso y el del otro. Después él se vestía y se marchaba en su carro. Pero esta vez no la hizo voltearse. Su mano se adentró, decidida, entre los muslos ya tibios. La improvisada fa¬lange de zapadores se topa con la avanzada que domina la intersección voluptuosa de los labios, cima donde los dedos se enloquecen y precipitan en el comienzo de los espasmos. Las piernas se abren, se desparraman sobre la superficie que dominan las sábanas y esperan en su centro. Entonces el bálano es conducido a la entrada de la cueva por las manos de la sacerdotisa. La oscuridad se hunde sobre él, devorándolo, engullendo este fragmento de carne ajena que siempre es fuerza devolver y reclamar otra vez. Ahora podía sentir aquella barriga sobre la suya. Disfrutaría de su rostro cuaján¬dose en la mueca soberana del universo y la vía láctea. Adivinar las palabras que saldrían de sus labios, leyén¬dolas, descifrándolas, a pesar de los oídos desvalidos. Habría de contener sus sordos gemidos, ante la mano que censura y poda el placer todas las veces. Pero no ocurrió así entonces, la mano del castigo no se nutrió de los labios silenciosos y prefirió los ojos. Antes de que la luz le fuera retirada, ella alcanzó a ver como sus la¬bios de hombre articulaban textos que ella no pudo leer. Pensó que acaso debía decir que también le quería. La digestión de la carne ardiendo entre las paredes de su cueva como un perverso candil que se adentra y devela oscuridades, moviéndose aprisa, cada vez más aprisa, convulsionando. Y cada golpe de vida que humedece, destila un rastro hacia la muerte.

X. El escritor

Me mató...
despertando abrazada a mi espalda...
Venía de otro mundo, equipada de fobias, rutinas y expectativas diferentes, y sin embargo no sentí como una extraña a esa mujer que besaba mis nalgas con su pelvis, que hacía un todo de mi espalda y sus se¬nos y que acaso aventurase un mordisco en mi nuca, para luego refugiárseme en el cuerpo como una gata que languidece antes de ser la ausencia. Nada unifica tanto como la distancia cuando se quedan millones de cosas por vivir juntos y ambos dicen que no habrán de llorar o uno lo dice y el otro no puede hacerlo, mientras transportan de regreso pasajeros los aviones de hueso como metal y un corazón negro como las cajas. “Todo placer quiere profunda eternidad”. ¿Y cómo no pensar que sí, que efectivamente es esa la otra persona, que por llevarse a la real junto al equipaje, nos per¬mite sublimarle, convertir en aroma afrodisíaco hasta el pedito más siniestro de su intestino? Considérese como agravante el hecho de que siendo breve el tiempo de confluencia, el milagro de ésta se nos antoja, con más razón, atemporal y eterno. Nada se puede hacer al respecto. Nuestros ojos son prisioneros de su deseo. Nada separa tanto como la distancia cuando uno em¬pieza a pensar qué pudo sentir realmente el otro, y la duda cartesiana no encuentra una certeza justificable en sí misma. Falta un Deux ex machina que brinde a los enamorados el dinero que necesitan para volver a ser algo más que la dolorosa incertidumbre de las cartas que demoran o no llegan, y uno escribe y escribe a un destinatario que comienza a dejar de ser él para ser la proyección de nuestros deseos en él. Sisifónico letargo de un Narciso impotente. Saber que ella puede ser otra. Peor, saber que ella puede ser muchas otras, recuer¬do nuestro de ella que no perdura. Peor: ¿y si nuestro recuerdo no fue más que la violenta emancipación de como quiso ella ser, más que el auténtico yo que su¬ponemos ella? ¿Qué hacer entonces? Su imagen es un pez vivo tras el cristal que no toco, superficie que besa el suicida enloquecido. Su cuerpo va en el orden que no nos asimila. Somos de esa materia con que se tejen los sueños. La adversa realidad de su vigilia (y es que todo sujeto no hace otra cosa que sufrir su realidad), nos quitaría, de tocarnos, la piel del ensueño inmaculado con que nos viste. Es el precio del amor para los seres inteligentes. La rutina es un registro higiénicamente inaccesible.
Siempre existe una nave que uno pretende salvar del incendio, infeliz acepción del eterno retorno. Yo tengo para mí este quemante recuerdo de su pelo encarnado, cortado al nivel de la barbilla, y esa mueca deliciosa de sus labios, intentando dominar la risa producida por un chiste que no tuve que explicarle, a pesar de los huecos de la cultura. Tengo su cuerpo bailando para mí con otro cuerpo, espina dulcísima en la córnea.
Hoy que la realidad se impone aunque Piazzolla se saque el melón de la cabeza, y me salude o nos salude, y nuestros tontos planes sean, y para siempre, menos planes y más tontos, no tengo más que decir que le falta una mujer a mi cuerpo, que el paraíso y el infierno carecen de tentaciones, aunque no piense en ella cuando me vengo, aunque no piense en nada cuando me vengo, aunque me venga y no se vengan los ríos de sus entrañas carniceras a perecer, desembocar justo en el borde de mi lengua.
Esta mujer me mata...
No tengo otro remedio que sobrevivir.

XI. El amo de las marionetas

Dijiste: “a mí me basta con saber tu existencia”.
El escritor tiene los flancos desbastados por tus cartas. El escritor tiene la lengua devastada por el sentido común y las hormigas. Una bomba lacrimógena en cada beso posdata y un viento de cuaresma en el más triste de los trópicos. A mí me duele especialmente saber que existes, como me duelen los sellos de correo, las aerolíneas y las fronteras. Yo no soy el es¬critor pero escribo el escritor que te escribe. Las curas son de caballo, caballo joven, potro de tortura. El alcohol desinfecta las heridas pero no cura la nostalgia (ni lo pretende) por la llaga purulenta. Se puede sopor¬tar la nostalgia, se la puede guardar en un bolsillo del pantalón y así evitamos pañuelos. Se la puede amordazar y dejarla colgada de un perchero, para cuando estemos solos ejercitar el travestismo, se la puede estrujar, despojarla de espinas y utilizarla para la higiene es¬tomacal, la profilaxis de la hemorroides y como ungüento para el dolor de cabeza. Yo sobrevivo, sobrevivote. El antídoto a la nostalgia resulta especialmente difícil de encontrar (dada la mutabilidad de los síntomas), pero existe una gran variedad de sedantes. El más eficaz es el cinismo que fermenta, inevitablemente, en el acto de sobrevivir. Es por eso que el cinismo no requiere de¬masiadas condiciones para su cultivo. A semejanza de los vinos, la variedad de añejos resulta la más cotizada y a los efectos que nos ocupan (farmacología) deviene materia prima ideal. La nostalgia es tan absurda como tanta mediocre bonanza, aséptico devenir de tantos días anodinos. El arte del amor es la vocación de exagerar. Sobrevivir nos enseña la calma y el sosiego, sobrevivir desinfecta del amor... y de otros males. 
Cuando pienso que existes me duele mi inexistencia. En la espera de este parque el verano ya es otoño. Me duele estar sentado en este parque y no esperarte. Es¬perar a una mujer pedestre y dulce. La epicidad del sexo es mi gran virtud. Yo no te espero pero no así los otros, X y el hacedor de textos, Bajtín, el narrador invisible con don de ubicuidad, y todos los pintores y to¬dos los choferes del mundo. ¿Recuerdas aquel chiste de la sorda que lo está haciendo con un tipo? El tipo cuando se viene le dice todas las obscenidades del mundo. La sorda responde: “Sí, yo también te quiero...”
Me gustaría ser un gato, tener espinas en el pene y desgarrar el otro sexo al retirarme. Por lo general, en ese instante, se hacen bastante daño. Se puede decir que estos animales deshacen el amor. La ternura y la violencia no están para ellos escindidas y, además, son más aristocráticos que los perros y nosotros. Esperan la noche y la ausencia de humanos para copular. Mierda, siempre me disgrego. Esto ocurre cuando uno vive en una casa que es el lugar común de los libidinosos gatos del vecindario y sobre todo, si es de noche.
Mira, no digo nada, si por casualidad aparecieras en este parque (soy un taumaturgo: estaba sentado en un banco y después en mi casa con techo de gatos. Ahora estoy de nuevo en el parque ficcionando que apareces) hablándome algo relacionado con el embotellamiento de los aeropuertos, yo no tendría mayor inconveniente en levantarme de este banco, ofrecerte mi brazo (porque para algo son los cuentos) y comenzar a planear jun¬tos sobre la ciudad, como en el cuadro de Chagall que de seguro ese estudiante de la Escuela de Bellas Artes (hace rato que dibuja, pretendiendo que yo no me dé cuenta) tiene colgado en la pared de su cuarto, porque así lo quiero yo. Quedamos en que llegas y me tapas los ojos con las manos...

XII. El estudiante

Y ya tenía que llegar esa comemierda para taparle los ojos con las manos al esperante y joderme el dibujo. Estas escenas de amor me revientan. El amor me cae peor que las lombrices del culo. En fin, que no lo puedo terminar y así no voy a entregarlo. Ya se está haciendo muy oscuro en este parque para seguir dibu¬jando y más para empezar de nuevo. Ese payaso le brinda su brazo a la otra... y se largan. En realidad, es bellísima. No hay dudas de que el mundo está mal repartido.

XIII. El amo de las marionetas

Escena clásica de pareja feliz. Cariñitos y etcétera.
El hombre que esperaba a la mujer y la mujer que era esperada se desplazan con intenciones evidentes de cruzar la avenida. Puede añadirse algún detalle pin¬toresco (algo así como un regalo, miradas y sonrisas). A los efectos de una mayor comprensión revisar archi¬vos fílmicos. El estudiante de Bellas Artes se dedica a blasfemar en voz muy baja, de los cariñitos y etcétera. Le resulta imposible no codiciar la mujer del prójimo. Su vista acompaña, galantemente, el bello trasero de la mujer que era esperada. Rompe el dibujo y enciende un cigarro. Desde el segundo piso de un edificio son igualmente observados por un efectivo de la muy dis¬tinguida brigada de “tiradores”. El banco del estudiante, el banco del hombre que esperaba y un punto medio en la avenida, originan un triángulo equilátero imaginario de 10 metros en cada cateto. Los 10 metros que separan a la pareja del punto medio en la avenida, no llegan a ser completados. Junto a la línea divisoria del contén, a mano izquierda, se encuentra parqueado un enorme camión. A mano derecha está libre la senda hasta unos 50 metros. Allí se encuentra parqueado un automóvil. Un hombre baja las escaleras de un edificio situado sobre la avenida. En el tercer piso vive una mujer que no oye. El hombre enciende el motor y pretende cubrir la distancia que le separa del camión.
Explique, en su opinión, por qué la distancia entre el banco y el punto medio de la avenida, no puede ser rebasada por la pareja de enamorados.

XIV. El poeta

Es alentador cuando un poeta se lanza, el timón en la mano, contra un cruel y colosal edificio rodante, para quedar destrozado por el impacto, estela que dibujan los cristales rotos sobre la piel y la carne que aflora en las heridas. Aquí avanza el filo de la hoja, quitándome la vida instantáneamente, economizando el dolor, olvi-dando un dolor que no vendrá, ahuyentado por mi grito que espanta a los cuervos y a la dama de las tinieblas que sodomizo. Es bello el arte de morir, fundirme con el todo y anularme, ser el todo, superficie compacta del camión de camiones y no escisión humana. Sólo este breve momento de ira suprema que los ángeles debieran acompañar con su coro tautológico, mientras yo me he colocado fuera del círculo de tiza del demiurgo y sólo pienso en la gloria de poder decidir en qué momento salgo de la escena, en qué instan¬te aprieto la tecla “Escape” y la pantalla se oscurece, yo que logro sonreír porque ya puedo amanecer a la oscuridad que ha de venir, tal vez la luz, aunque ello im¬plique que dos jóvenes enamorados que cruzan en ese injusto momento, imprevisiblemente, inevitablemente, la avenida de tantos parques y tantos árboles, después de haberse encontrado finalmente, se interpongan entre el camión de camiones y yo... lo siento... Es todo lo que puedo decir. No deja de ser bello morir junto a dos enamorados, una hermosísima pareja de humanos cadáveres, como habré de serlo yo, que soy, que al fin ya puedo ser, uno de ellos, uno más entre ellos. Envidia de Heidegger, el Ser para la Muerte. 

Post Scriptum

La escena es como un final de Godard.
Una muerte absurda pero imprescindible.
Conozco a alguien que diría “redentora” con el acento de un inusitado chofer, también Poeta.
Un camión intacto como paisaje de fondo. A esca¬sos centímetros, el vehículo detenido y unos cuerpos que sangran. Son retirados por los miembros de la cruz roja. La identificación respectiva de los cadáveres se deja a gusto del lector. Casi inmediata irrupción de los peritos. Dos cifras más en las estadísticas. Un chofer sano y salvo es sacado del automóvil por los agentes del orden. En otoño, la avenida de las Pasiones se llena de hojas pardas y marchitas y de boliches rojos como la sangre.
En primer plano, de espaldas, un estudiante de Bellas Artes comienza un boceto...

2

CUARZO

Soy uno de esos que se levanta religiosamente por las mañanas bien temprano. Hago mis ejercicios. Tomo el desayuno. Me visto escrupulosamente y, después de darle un casto beso a mi esposa, diríjome al trabajo con los ojos protegidos por unos gruesos y eficaces cristales de cuarzo. El polvo y todo tipo de inclemencias ambientales no me afectan. Las radiaciones no representan un peligro.
Pero hay algo frente a lo que bien poco me sirven estos aliados de la higiene ocular: los pezones de la recepcionista. Ocurre que siempre están allí, en la puerta de acceso a la empresa donde laboro estoicamente desde hace años. Constituye mi deber darle los buenos días, y a nadie se le dan los buenos días, ni siquiera los malos, sin mirarle. Es esta una regla elemental de urbanidad.
Ocurre que, de cualquier lugar donde se pose mi vista, el potencial gravitatorio de sus pezones (siempre pétreos y erguidos bajo la opacidad textil de la blusa, contrablusa y ajustadores) no deja de atraerme final y fatalmente. 
Atenaza mis ojos, les obliga a claudicar, a desviarse, a encallar en la arena de esos senos receptores. Allí quedan, durante indescriptibles siglonutos que no dejan de retrasarme de modo injustificado, adhesivos complementos para sus glándulas mamatorias.
Termino por ser empujado al ascensor (no tengo excusa ni posibilidad de volver a la calle). Mis ojos, es decir, mi cabeza va rotando de modo involuntario hasta que ya no me es posible distinguir sus pezones desde el buró de mi oficina y allí me quedo pensando durante todo el santo día en que no me sería mejor ver sus pezones bajo una tela más fina, en que tal vez observarles libres de todo envoltorio haría perder ese encanto, en virtud del cual son mis ojos sus rehenes. 
Y es que bajo un abrigo de lana me temo que serían igualmente distinguibles y quizás más prominentes, cuantificables, visibles, evidentes en su invisibilidad.
Tal vez sean los poderes afrodisiacos del cuarzo...
  
3

DE CABALLOS Y HOMBRES I

Fue en una noche de tantas. El Habana Libre estaba en el mismo sitio, las geishas del patio no eran tan profesionales y tener unos dólares junto al carnet de identidad no dejaba de ser un riesgo. Esta es la historia de un técnico en el bello arte de la equitación, llamémosle Iván. Dos técnicos, si incluimos a su compinche Ernesto, también llamado el Argentino. Dos técnicos o jinetes o jineteros (como prefieran llamarles) y una noche.
Una montura, en este caso un caballo italiano todavía joven (como ellos). Responde al nombre de Luciano. Se marcha en el primer avión de la mañana. Les ha invitado a tomar con el sincero deseo de agradecerles los servicios prestados. Cuando tres hombres se reúnen a tomar, sea aquí o en Cafernaum, por lo general, siempre conducen los caminos de la conversación a Roma. O sea, a las chicas. —¡Las putanas, las putanelas! —dice Luciano, los otros ríen. 
Iván propone probar suerte. A esta hora, sólo ellas (las putas) quedan revoloteando sobre las mesas. Ernesto está de acuerdo. Luciano se abstiene. Mayoría. Cada uno se adjudica una nacionalidad, excepto claro, Luciano que sigue siendo italiano. A Ernesto le corresponde el primer asalto a bayoneta, fracaso y momentánea retirada a las trincheras. Entonces le toca su turno y llama a la chica. 
Ella se acercó, acentuando el movimiento de ese —bello culo que tiene la ragazza. —dice Luciano a Ernesto mientras Iván prepara su defensa. Sus labios reproducían esa canción que un trío de músicos regateaba a los escasos sobrevivientes de la noche. “Que se quede el infinito sin estrellas o que pierda el ancho mar su inmensidad.” Saludó y era algo así como decir: “¿Qué hay, qué quieren, qué quieres?...” Iván desplegó la primera de sus tretas.
Le extendió los cigarrillos marca more, mentolados y extranjeros. Tal acción filantrópica permitiría otearle, sopesarle, saborearle los senos si es que ella se inclinaba a tomar y encender uno, como en efecto hizo. Maravillosa vista. “No sería tan inmensa mi tristeza como aquella de quedarme sin tu amor...” —seguía insistiendo el trío. Se le invitó a sentarse, porque —así no vas a crecer más —intervino Ernesto. Risas condescendientes. Ella escruta en un paneo la mesa que se le ofrece. Acepta pero habla de una amiga a la que no puede abandonar porque...
—Traétela no más. —vuelve a la carga Ernesto, haciendo uso de ese dejo rioplatense que le ha valido su lunfardesco mote. Ella mira a Iván directamente a los ojos como tratando de averiguar su procedencia. Luego mira a los otros pero ya de otra forma. Ellos, pero sobre todo él, no han sido descalificados. Volverá con su amiga.
La muchacha se aleja y es entonces que Luciano se refiere a ese “bello culo que tiene la ragazza” y no al inicio. Habla también de la cristiana tradición que estigmatiza el oficio de las putas como algo ajeno al divertimento, como si las putanas no pudiesen también disfrutar con lo que hacen y fuese sólo una forma de escapar a las penurias económicas. —Yo no sé si ésta lo disfrute, pero lo que si resulta obvio es que se trata de una novata. —dice Iván que no ha atendido demasiado a lo que Luciano hablaba. No deja, mientras lo hace, de mirar la forma torpe en que, luchando por mantener el equilibrio desde sus altos tacones, ella se acerca acompañada.
—Otra ronda para esta mesa. —ordena Iván. El camarero retira las latas vacías de cerveza Hatuey (su nombre rememora el de ese primer nativo que conoció de extranjeros en estos parajes de Dios). —La otra sí que es toda una profesional. —dice, bajando la voz, pues ya casi pudieran oírle. —Por favor, no nos afane también la otra pieza. —le lanza Ernesto a Iván, y todos ríen. Las meretrices, que ya están junto a la mesa, elogian lo divertidos que parecen los señores. El camarero coloca la nueva ronda y se producen las presentaciones de rigor. Después de algunos chistes y algunas preguntas sobre Italia, donde la amiga tiene una amiga a la que quiere mandarle una carta, sobre Argentina, donde tiene un amigo que hace poco le escribió, y sobre el otro país del que nunca había escuchado hablar, la conversación amenaza caer en un punto muerto. Luciano habla de irse a otro lugar más... no sé... acogedor. —El barcito del hotel donde estamos parando. —propone Iván y Luciano acepta condescendiente. Está claro que ha hablado por los tres y que se hospedan en el mismo hotelito. Es esto lo que una y otra puta asumen.
—¿Vienen ustedes? —pregunta Iván. Se miran entre ellas, y él no deja de mirar sus senos inmensos como globos de cumpleaños. Sólo un pequeño inconveniente. La otra debe esperar un poco antes de reunírseles, ya que precisa despedirse de un amigo que trabaja en el hotel como músico. —No es problema, yo las acompaño. —responde Iván, previendo que la chica alegará no poder abandonar a su compinche e irse con ellos. Los otros dos se levantan para irse. —Les esperamos allá. —se despide Luciano y se va con Ernesto. Unos minutos después, la amiga parte a cumplir su misión. —No me demoro nada, —dice— pórtense bien. —sonríe y se aleja.
Ella se queda mirando el cristal del hotel como si a su lado no estuviese nadie. Un cazador entrenado puede saber, sin embargo, que espera la rutina del asalto y, ante tamaña evidencia, no queda otra opción que calar la bayoneta en el fusil y lanzarse sobre ella, o tomar entre sus dedos tenedor y cuchillo porque a su lado la putica (estofada y estafada) está servida. Tiene unos presumibles veinte o veinticinco años, muy poco tiempo de servicio en el fuego, y una belleza sencillamente “asquerosa”.
La chica exhala una bocanada de humo, que se interpone ante la boca que busca su oído y aventura complicidades. —¿Cuánto vale un beso tuyo? —lanza Iván mientras prosigue falseando su acento. Ella le mira entonces, la boca forzando una sonrisa. —¿Un beso?, nada... —y es casi como decir: “si todo fuera como eso...”
Busca la lengua compañía de la otra. La lengua de la puta no se niega. Duelo a primera sangre o a primera saliva. Ella vuelve a su cigarro, él a su real existencia. —¿Cómo es posible que pueda creerse el papelón que estoy haciendo? Ni siquiera mi acento está bien. —Otra vez a mirarla, y ella sin preguntar qué signo es Iván en el Zodiaco. Es entonces que los ojos se cruzan, como dos balas, como el eco distante de una canción. —¿Y? —pregunta ella. Quiere decir: “¿Por qué me mira usted de esa manera?”, pero eso no lo dice, es Iván quien lo piensa. Él hace entonces un comentario intrascendente sobre la amiga que aún demora y ella vuelve a colocar sus ojos en el mismo punto indefinido del cristal. “No hay muchas opciones”, piensa él el pensamiento de la puta. Bien pueden entenderse de algún modo en una noche de tan pocas ofertas.
Los dedos de Iván comienzan a transgredir la barrera de la falda. Ella se vira entonces hacia él, se lanza sobre su boca y estampa algunas mordidas en los labios que humedece, escrupulosamente, con saliva. Mordida libidinosa de animal joven. —¿Por qué lo haces? —pregunta Iván, atemperando su placer, cuando se libra finalmente de la presión de los dientes carniceros. —Pensé que podía gustarte. —responde ella inocentemente, es decir, en un tono de inocencia casi creíble.
Recordó entonces casi literalmente parte del discurso de Luciano. “Es esto lo que amo de las putas: su vocación de servicio, su entrega al prójimo. ¿Qué sería de este mundo mezquino sin su labor?” —No lo dejes de hacer. —se sorprendió Iván respondiendo a su respuesta. Se miraron a los ojos y sonrieron. Ella recuesta la cabeza en su hombro. Ahora es él quien hace flotar sus ojos en un punto indefinido, tal vez la puerta, por donde aparece sonriente la amiga que ya se encuentra lista para partir. 
Abandona el hotel. Ellas lo siguen pero demorándose un poco. Es sabido que las mujeres siempre tienen algo de qué hablar. Él no observa cuando la policía las detiene a la salida. Sólo al girar la cabeza el peor de sus miedos le saluda.
Allí está el agente del orden haciendo de las suyas, ejecutando su terapia social sobre unas “damas del fuego”. La disyuntiva era brutal: si él seguía caminando como si nada ocurriese, después de haber sido visto por ellas mirando hacia atrás (y esto no demoró en suceder) una pregunta cruel emergería: ¿qué extranjero (y donde dije extranjero digo persona normal) abandonaría a su chica en un trance semejante?
Colocado en el trance de usurpar una nacionalidad que no le pertenecía Iván tenía todas las de perder. Poco podía servirle alegar que se trataba de una broma. Es sabido que los uniformados no tienen demasiado sentido del humor.
Debía regresar donde ellas, pero si así lo hacía ¿qué iba a pasar cuando le pidiesen identificación? La voz no debía temblar bajo ninguna excusa. Intenta ponerse a la altura de las circunstancias. 
—Oficial, —tarde lamenta el tono de la voz— ellas vienen conmigo. —El guardián lo mira de arriba abajo con arrogancia. Tiene que haber estado loco, se dice, se duele, pero ya es tarde. La pregunta, más que posible, inevitable, gravita sobre la escena como una espada de Damocles: “¿Y quién eres tú?”.
Temor de perros amaestrados, temor del que se sabe al margen de la ley y puede ser descubierto. La pregunta no llega a pronunciarse, no desborda, explosiva, la dentadura del agente. La puta ha dicho: “No pasa nada, es normal, en seguida vamos”. No insiste. El guardián no deja de mirarle pero le deja escapar esta vez... “¿Quién sabe la próxima?...” Ellas llegan donde él las espera y tratan de hacerle comprensible una historia que él conoce de sobra. Entonces vuelve a la actuación, a comparar esta mierda con otra que ellas no conocen ni él tampoco. Le pide a la amiga que se adelante y vaya donde los otros aguardan. Cortésmente le da un dólar para que vaya comprando chocolatines. —Espérennos —dice. Un gesto de la mano y se despiden.
Quedan solos.
Existe un parquecito en el camino hacia el otro hotel, muy poco alumbrado y en ese entonces sin artesanos aún ni ferias. La lleva donde un banco asediado de sombras y de algún que otro trasnochado masturbador. Ella obedece porque el que paga, manda; y la impotencia sedimentada que habita en cada uno y en todos se ve liberada en él, que ahora es un señor y no más un compañero, un extranjero, un ser para el que toda la pesadez de la tierra es tan leve como el dinero y los pasajes. Para ella, un buen cliente. Esta puta, esta bellísima puta, que en la mañana de este día no se hubiera dignado mirarle, ahora pretende demostrar que, si bien no le ama, si puede llegar a amarle porque todo lo que él hace le “fascina”. Ése es el término que usa: le “fascina”.
Ella respira agitada mientras los dedos estropean el tibio sendero de su juntura. Va el sexo anclado en sus muslos, va el nadador que se sumerge en la búsqueda a fondo. Las uñas de carmín intentan desgarrarle, se aferran a su cuello mientras la lengua de él la recorre hasta la oreja. 
La mano de la hembra profana la bragueta. Los dedos del macho descubren preservativos. 
Cuando llegan a la mesa del barcito, la otra (y esto es típico) propone un brindis “por el amor”. Dentro de unas horas es de día y Luciano se marchará y ellos deben hacerlo un poco antes, para evitar accidentes y, además, están las chicas, que nada saben. La otra propone una cita imposible mientras deglute un chocolate. 
Para culminar el juego, ellos acceden y planifican el final de la broma levemente pesada, o sea, ese final que habrá de verificarse cuando las dos busconas pregunten mañana en la carpeta. La hija de puta, pero no puta, de la carpeta, que siempre detesta al que siendo como ella no está donde ella y acude a buscar información, dirá, en un tono muy circunspecto: “El señor Luciano Boltraffio se ha marchado en la mañana, y los otros dos señores por los que ustedes preguntan no han estado nunca hospedados en este hotel...” Una voz interrumpe los pensamientos de Iván que inventa las horas por venir. —No creas que me gusta hacer esto... —la voz es un susurro destinado únicamente a su oreja.
—¿No te gusta qué? ¿Estar conmigo? —procura fingirse asombrado. La otra ya está hablando, por suerte, de marcharse. —No, no es eso, sino ser puta... —Tiene un aire con pretensiones de inocencia que pega durísimo. Pero él está inmune. Conoce todos los recovecos a los que puede querer llevarle con la historieta que esboza. Disfruta oírle, disfruta actuar este papel de confesionario que redime los pecados. Él no tiene esa suerte para sí.
La historia es como tantas: una joven madre que tiene que hacer frente a una ingrata maternidad de soltera. Recordar disertación de Luciano. “Mi putica”, Iván se muere de ganas de decir pero se calla. Siempre hay un pero. Un pero este puerto de la Habana donde eres una puta jugando a no querer serlo. Un pero este puerto de la Habana, que no es otra cosa que otro puerto putativo de este putesco mundo, donde otra puta juega a no serlo, y donde juegan las dos a ser amantes en una broma tan cruel como la vida misma y sin posible absolución desde una puta a otra.
—“Contame tu condena, decime tu fracaso...” —viene el tango, inevitable en Ernesto, a acompañar una historia que sus oídos ya no escuchan. Ella prosigue la actuación hasta que la otra habla ya de marcharse sin más demora y no se les impide. “Un beso mi amor, nos vemos mañana”, y entonces vuelve a repetir las coordenadas de la cita como para que no se olviden. Él pone cara de atención, con un toque de pesadumbre por la historia que ella ha contado pero con acentuadísimo optimismo porque mañana, de seguro, “nos vemos, mi amor”.
Ya casi alcanza a la otra en retirada. —Definitivamente no es una profesional, pero qué culo, coño —comenta a sus compinches (desde donde ellas están no pueden oírle). Entonces se vira ella (desde la puerta de salida) y, por última vez, le envía un beso.

4

DE CABALLOS Y HOMBRES II

—¿Cómo va el fuego? —pregunto a Iván mientras doy la primera mordida al rapiperro, versión cubana del hotdog. Desde su historia haciendo de extranjero junto a dos putas, un italiano y a Ernesto (que se nos unirá en breve), no conozco mas hazañas. —Ahí vamos. —me responde, usando uno de esos innumerables y deliciosos comodines que posee nuestra lengua para sortear un tema sin decir nada pero diciendo algo. Hemos comprado una buena cantidad de rapiperros para mantener entretenido al estomago las horas por venir. 
Estamos sentados sobre el muro de concreto más etéreo del mundo. Digamos que se trata del alma de la ciudad. En nuestro idioma, el término remite a un muro construido para proteger de las aguas y es eso pero mucho más que eso. Desde aquí sus habitantes aprenden a sentir la inmensidad, a degustarla, a integrarla en sus vidas. Si algún día me fuera de aquí creo que lo que más extrañaría sería precisamente este muro, la brisa que trae del océano y la inefable sensación del salitre en el rostro.
Estoy sentado frente a la calle 23 que asciende, inmensa rampa de concreto, hasta la intersección con L. Iván, de espaldas a la ciudad, sin dejar de mirar el océano. —Erre con erre rapiperro. —Muerde el suyo a su vez. Esperamos a Ernesto. Ha quedado en venir apenas termine lo que está haciendo con un litro de chispa’e’tren. Esta promete ser una linda noche de libaciones y muela y para mí, una oportunidad de reencontrarnos. Iván y Ernesto coinciden a menudo, ya que dedican su tiempo a lo mismo: equitación, la línea de fuego (o simplemente el fuego) imprecisa definición que se refiere (pero no está circunscrita) al autoempleo de civiles en el sector turístico.
Nos conocemos hace un burujón de años. Crecimos en el mismo barrio, fuimos a la misma escuela primaria y un largo etcétera de coincidencias nos ha hecho amigos. Yo no tengo necesidad de meterme en candela para conseguir unos dólares pero ellos, Iván y Ernesto, si. No los juzgo. De hecho, yo haría lo mismo si estuviese en su lugar.
Una conversación con Iván sobre el tema del fuego debe contornear, para ser agradable, el inventario de amigos y amigas que se han casado con extranjeros y se han marchado, de amigos y amigas que no se han casado con nadie pero igual se han marchado, de lo difícil que resulta mantener una relación con alguien de tu propio país, del mismo viciado referente insular de cada día y cada noche.
Ya llega Ernesto con la mochila y dentro de ella, el litro de chispa.
—Ta buena —dice Ernesto mientras nos sirve la chispa. —Mejor que esto sólo el perfume que se tomaban los bolos. —bromea Iván. Los tres reímos. Me preguntan por mis trámites. Pienso casarme para tener la libertad de viajar. —Si dejaran salir libremente, esto aquí no sería tan malo. —dice Ernesto. —Esto es tremenda pinga. —replica Iván. —¿Cómo va el fuego? —vuelvo a la carga yo, un poco para evitar una deriva hacia el fundente tema de “la cosa”, preguntándole esta vez a Ernesto que es el más hablador de mis amigos jinetones.
—A mí minga de vesre, macanudo. —dice Ernesto, dándose por aludido, moviéndose de un lado a otro, en torno al muro. Estos pequeños paseítos los da siempre cuando algo le emociona demasiado como para estarse quieto al contarlo. Es un poco como un niño pero resulta innegable que tiene arte para contar las cosas más triviales y hacer de ellas algo digno de oírse. —Yo no soy un boludo como este, —refiérese a Iván, que rezonga pero deja pasar la provocación y se sirve un poco mas de chispa— siempre tomándose la vida a lo milonga. —concluye Ernesto y concede— Bueno, les contaré alguito.
Ahora es el único centro de atención. Iván ha dejado de mirar el mar, y yo, sentado frente a él, también le observo. 
—Conocí una alemana que... —hace un gesto de inequívoca complacencia. La gesticulación y las palabras que construye, destruye, reconstruye, extrapola constantemente, hacen que tanto yo como Iván, disfrutemos oírle sus epopeyas (porque otra cosa no son sus historias)— La mina está en la Universidad. —anda suelto ese argentino en que se convierte Ernesto no sólo en las noches de luna llena. Hace pausa y prosigue— Yo creo que se vino por un curso o un algo parecido. Resulta que estaba siendo orientada por un negro, o mejor, desorientada, centrifugada, mareada, acosada. —respira hondo y resume— Este homúnculo, este androide de ébano, se la estaba metiendo desde que se bajó del aeropuerto. Ustedes saben que esos tipos sí no zafan.
Bueno, tá, berretinado la invito a un bailongo y me pregunta si puede llevar un amigo, y yo claro si, pero comienzo a desanimarme y luego pienso que no, que no va a ir. Pero resulta que la mina se aparece con el amigo. Se pone a bailar sin él. De vez en cuando, yo la noto junándome, y por supuesto, yo la juno también. Del pie hasta el alma. ¿No podés imaginarla? Empilchada con unos toscos tamangos, unos leones casi milicos y una remera pancarta con reggae de bacanazos. Estaba haciendo ¿sabés? todo lo que podía por destruir su belleza pero minga de eso, pelandruna.
Una de esas mujeres —pienso sin Ernesto— con feminismo inyectado en vena y que se la pasan acusando a toda la cultura occidental de sexista. —A algunas yumas les da por eso. —apunta Iván. —Tendrían que ver —sigue Ernesto— qué clase de cuerpo tiene ese “animal” (y esto, aunque no lo parezca, es un halago). Pelo rubio a lo Marlene Dietrich, ojos azules y una piel blanca como de azúcar refino. Pa rematar tiene un Delfín tatuado en la esquena...
La descripción de Ernesto tuvo (como no podía ser menos) más detalles. Pero pasemos de ellos y continuemos la historia. 
El negro se aparece, yo estoy viéndolo todo desde otro sitio del bailongo, a decirle que se van y la mina se pega a discutir con el loco, casi bronca le dá, que no se quiere ir y bueno, parece que él como que le dijo algo respecto a los vecinos. Él era el que le había resuelto el alquiler más barato. Por ahí la convence. La mina me busca y se despide de mí. Sin angustia pues ya sabía dónde encontrarla. Ahí lo dejamos esa noche.
Muy por casualidad me yiro por la Universidad dos días después, y allí estaba. Nos metemos a hablar una especie de “alemañol” y a discutir no sé qué cosa. Algo de psicología, una macana de Lacan, que le cloné a un puntico del barrio. La mina impresionadísima con el producto que le vendo y qué cómo es que aquí en Cuba sabíamos tanto de todo. —Muy natural, el tibiri tabara. —dice Iván. Reímos. —Terminamos en Coppelia, —sigue Ernesto— y como su pieza estaba cerca allá nos fuimos y siguió el parloteo un rato más hasta que templar se impuso. ¿Qué más había que hacer? ¡Echar un polvo! ¡Follar! ¡Estas vikingas si van al grano!
Una mujer pasa vendiendo ron, le compramos otro litro (el chispa’e’tren ya agonizaba).
La historia es que me vengo —sigue la historia de Ernesto— y la mina no hubo modo. Sí, se había excitado y disfrutado pero hasta ahí, más nada. Yo asombrado de que no formase ninguna histeria y se abrazara a mí muy fuerte. Imagino —sin Ernesto— que a su alemana lo que más le preocupase fuera tener a un representante de humanidad junto a su cuerpo.
Yo estaba satisfecho, me había venido como un orangután pero aquello me yiraba en la testa y ya no puedo más y le pregunto. Entonces me batió que aquello no era imprescindible, que ella podía venirse cuando quisiera, que con su amigo sólo se había venido dos veces.
Imaginarme al negro no mucho más afortunado fue un alivio, les juro. Me dio muchísima gracia pensar al falocratico pibe desayunándose aquello. También me dijo que a ella, sobre una moto era como mejor podía ocurrirle. —Hay gente para todo. —sentencia Iván. —Es decir, —sigue Ernesto— abrazada a la espalda de un tipo o una mina. —sonríe— Me hirvió el mate pá cebadura, broder. Rechiflao de imaginarla con otra y yo con ellas. —Iván y yo sonreímos comprensivos, Ernesto invoca el sentido común— ¿Dónde carajo iba yo a conseguir una moto? Así pués, no tenía más remedio que intentarlo de nuevo y aquello no fue precisamente un “sacrificio”. 
Pero —adopta un tono meditativo— antes de reincidir en el acto hubo un algo que propició que ella se relajase más. Me batió de su novio, de quien estaba enamorada, aseguró. Otro alemán como ella. En vez de venirse al Caribe se había ido a Nueva Guinea o un lugar por el estilo. Me leyó, me tradujo, las cartas del loco y yo la mar de divertido con lo que contaba de indígenas y aire puro. A ella como que le gustó que yo no me molestara, tal y como habría hecho el negro, porque ella hablase de él. A ver, claro que me molestaba, —se defiende— uno es hombre, —afirma— pero ¿quevachaché? —pregunta retorica que contiene la respuesta en sí misma— igual me calentaba la idea de estar ahora, sin pilcha, junto a su grela y él allá, en Nueva Guinea, respirando a pleno pulmón con los indígenas. Se me paró la pinga y comencé a faenarle la crica con lenguado puro y duro.
Esta segunda vez se calentó y no hizo falta la moto. —Ernesto ríe como un niño cuando llega a los detalles de su éxito— Movía la pelvis de una forma tan brutal sobre la mía que casi me la erosiona. —confiesa— La vi venirse y me volvió esta alma que tengo al cuerpo. —se baja un poco de ron a la garganta, hace una pausa
y vuelve— Cuando acabamos, se quedó sobre mí, echada un rato sin hablar los dos. Entonces me batió, con ese español que no tolera acentos, ni jota, ni ese, ni erre: “Ah, yo no puedo hacer esto más porque me voy a morir...” —los tres reímos de la pronunciación de la alemana, es decir, de la interpretación que hacia Ernesto de la pronunciación de la alemana. 
A estas alturas yo intentaba leer entre líneas lo que Ernesto nos contaba. Al hablar (su chica alemana) de “no hacer esto (aquello) más” se refería, no al hecho de venirse, orgasmar, correrse, acabar, sino a la obsesión tropicalísima de que la hembra se venga, orgasme, corrase, acabe, como condición de la armonía en la cama. Una mujer que no se viene es un peligro público. —esta ha sido una broma recurrente de los tres. Pero estas reflexiones en torno a las razones de ella, Ernesto no las podía decir o no las dijo, que para el caso es lo mismo. Tal vez ni siquiera fuese consciente de aquello que podía leerse, vislumbrarse de su profundo “ella” en las palabras de la yeguita teutona. Yo traté de recordar un solo caso de todas las mujeres cubanas con las que me había acostado que reaccionase parecido y no lo encontré. Sentí envidia de Ernesto.
Pero volvamos a su relato. Resulta que se hizo consuetudinario en la barra de la alemana, y sucedió lo que tenía que suceder, cuando dos tipos están con la misma alemana sin ponerse de acuerdo... —Estábamos los dos encurdelados, yo en cueros y ella vestida, (Iván bosteza, la botella de ron toca a su fin así como el último de los rapiperros) cuando —cambia el tono Ernesto— mirá vos, se aparece el afrikaner cabrero, “pucho en la oreja”, encurdelado también y a darme golpes, le pica la biarasa no bien entra por la puerta. Yo a reírme del otario porque, total, estaba follándome a la mina que él creía su propiedad.
Bueno, la mina no es de ninguno de los dos, —se excusa Ernesto del sinsentido— sino de un tercero que está en Nueva Guinea. —Total, la mina o chica no es de ninguno de los tres, —pienso yo sin decirlo— porque este tipo de mujeres son absolutamente libres. —Lo que son es unas putas y ni siquiera por dinero. —esgrime Iván, picado de un machismo alcohólico indefendible. Ernesto no pica el anzuelo y prosigue la narración —Y entonces la alemana le cayó encima al intruso para golpearlo. —No lo hacía (esto Ernesto se lo calla o no lo sabe), por defenderlo a él, sino, fundamentalmente, porque el imbécil recién llegado se creía en la potestad de irrumpir en su espacio privado y a golpes, conmovedoramente ingenuos, decir: “Yo soy el macho de esta hembra”.
Yo, —dice Ernesto— alternando risa y biarasa, lo cojo por los drelos y le doy y ella le da y en ese cuadro de boxeo sobre catrera, él tratando de pegarme sin tocarla, muy encurdelados los tres como para manejar aquello con eficacia...
Llega entonces la mujer del alquiler, que no tiene licencia y trata de manejarlo todo como para que yo me marche (condición del arreglo), o sea, que no regrese más. Por supuesto el tipo es quien le consigue los clientes. Ella no acepta y el negro a esa hora, tratando de mantener algo de sus conquistas pasadas, se pone bien patético y a mí no dejó de darme su poco de pena. A fin de cuentas me la llevaba, dejándole, pobre negro, en la más negra miseria. Resquequia in pace.
La alemana, estaba claro, —opino— no iba a permitir que la dueña pretendiese obligarle a más condiciones que aquellas estipuladas por el precio convenido y ya pagado. Esto pasaba a ser un asunto de orgullo que excluía tanto a Ernesto como al negro. —En fin, —la voz del narrador aterriza— esa noche le manyé otro alquiler y desde entonces hasta ahora felices fiestas. 
Ernesto queda un momento en silencio, pesa después cada palabra. —A veces me gustaría vivir con una mina así, pero otras veces... —Otras veces no, ¡nunca! Una mujer así es una morronga. —los tragos han estropeado el humor de Iván. 
La mejor parte, —neutraliza Ernesto a Iván— el otro día quise cogerla por detrás, y resulta que tengo aquel portento rubio delante de mí, de espaldas, en cuatro patas, listo el misil para singarle el bollo pero mi mala testa focalizó en su orto y ahí me le encarné. Entré a lamérselo, estaba limpio, claro, y está de más decir que tiene un orto apocalípticamente hermoso, ojo de cíclope al centro... —Como todos los culos. —digo yo, exasperado de tanto circunloquio analítico. —Un colorcito pardo —no se inmuta Ernesto— no demasiado intenso y coqueteando con un rosa hemorroides degradado. Yo le pongo eso ahí y comienzo a hacer presión. ¿Qué creen que pasa? —No tengo la menor idea. —dice Iván, compartiendo mi incertidumbre. Apoteosis de Ernesto. —Pues la mina se me vira, es decir, sin abandonar su posición cuadrupedante, me manya, con esos bellísimos ojos y de remanye, me bate sin engrupirse: “¿Ah, que tú quieres Ernesto, cogerme el culo?...”
Imposible de contener la carcajada ante la ausencia de regateo. Preliminares del sexo anal en las que el macho asegura a la hembra que su irrupción fálica no habrá de dolerle y ella riposta que sí, y él otra vez que no y ella otra vez que sí. Es posible una variante donde la simulación sea la carta principal y donde no se diga nada, para que ella no se histerice, o poetizando: “para que no se pierda la magia”. Llevo años cogiendo culos y nunca me han preguntado algo así. Mi envidia por Ernesto llega a su máxima expresión. Pensar que una mujer pueda hacer una pregunta de este tipo, rompe todo el equilibrio del juego, o (a juzgar por la complacencia de Ernesto) crea uno nuevo. Se pierde esa intimísima paradoja en que ella disfruta siempre pedirte que lo hagas más suave (con esa inflexión de la voz que sólo las mujeres saben dar), aún a sabiendas de que no lo vas a hacer más suave, sino, que al contrario, es posible que te arrojes con más fuerza sobre sus nalgas y con toda la ira de tu pelvis atornilles su esfínter a tu verga.
—¿Qué respondiste tú? —vuelve Iván al papel de agente precipitador para Ernesto. —¿Y qué le iba a decir? Dije que sí. ¿Qué más podía responderle? Y entonces, ella me bate sólo esto: “Ah, bien”. Retorna el coco a su postura original, baja algo más la cabeza, se queda como esperando y ahí mismo le clavo la pinga en el ojete. Espero haber llegado hasta el intestino grueso pero no me salió con mierda. —¿Y no chilló ni nada? —le pregunto. —En absoluto, movía el culo como una batidora. —afirma Ernesto. Algo más suave que una risa le devolvimos. Ya estábamos cansados. No era que su imagen no tuviese gracia pero coger un culo agota, incluso al público. Ya faltaba sólo una hora para que pusieran el transporte.
Nos contamos algún que otro chiste, alternándonos el papel de oyente y cuentero, pero ya la madrugada no daba para más. Así pués, nos despedimos y yo empecé mi largo camino a casa. Lo hice pensando en nuestro retorico y ambiguo idioma pero pensando también en esa chica extranjera, la alemana de Ernesto, tan estupendamente literal como su idioma materno y una cogida de culo. Llegué a la casa y dormí un largo sueño, felizmente intranquilo.

5

DE CABALLOS Y HOMBRES III

Alta como la estatura de un padre se yergue la puerta. Se trata de uno de esos sueños recurrentes que vuelven y revuelven la cabeza de los niños. Después los niños crecen pero algunos sueños permanecen en la memoria. 
Gabriel tenía entonces esa edad que no rebasa la decena, el cabello surcado por una raya escrupulosa, pañoleta azul y blanca de pionero moncadista. Era noche, a juzgar por la oscuridad, pero él estaba aún de completo uniforme como recién acabado de salir de la escuela. Podía verse a sí mismo, por obra y gracia de aquel sueño, junto al portal de su casa. Estaba parado allí, sobre la acera, y podía ver dentro del hogar, y muy a pesar de la opacidad del ladrillo, a toda su familia reunida. Comentaban el discurso de siempre, una vez más retransmitido por ambos canales.
Lo más natural era que tocase para que le abriesen y así hizo pero sin consecuencia. Ninguna de las personas que estaba dentro parecía escuchar. Tocó más fuerte. Que le abriesen, pedía, gritaba. Nada. Desesperado se volteó entonces y vio alrededor una oscuridad aún mayor. Una oscuridad que de algún modo cobraba vida. La vio avanzar sobre sí como cuando las luces se retiran de escena. La puerta, aislada en su hiriente luminosidad, quedaba como ese último reducto al que aferrarse. Cuando volvió a invocarla, con la voz de sus ojos, la puerta ya no estaba. No había puerta, no había pared ni ladrillos traslúcidos. Mucho menos familia. Acababa de ser despedido de la armonía universal a la que por naturaleza y origen pertenecía. Entonces, un terror pánico se hizo dueño de su sangre. Esa sombra de sombras se erguía frente a él. Echó a correr sin más objetivo que escapar de aquello.
Corría y el paisaje cambiaba más veloz que sus piernas. Su huida no tenía sentido pero tampoco alternativa. Las fuerzas comenzaron a ceder. Ya se acercaba la adversidad ineludible. Se inclinaba sobre él para atraparle y entonces despertó. Sobre la cama se encuentra inclinada una madre que intenta sonreír. Ha acudido a desterrar las secuelas de una presunta pesadilla. Pudo escuchar los gritos de su hijo en medio de la noche. Con la palma de la mano va secando el sudor en la frente de Gabriel. Detengamos nuestros ojos en los ojos que buscan a los ojos recién abiertos. Comprensión infinita de las madres. “Ya pasó. Duerme mi bebé, duerme que todavía no es de día”.
Volvamos a esos ojos que arañaban la puerta y ahora escrutan el rostro materno. ¿Cómo explicar? Soñar no tiene cura ni profilaxis. Pudo no pasar nunca y sin embargo pasó. 
Al principio Dios era su padre y todo giraba en perfecta armonía. Gabriel conoce de lejos tal añoranza. Fundir el Todo y el Uno.
Aquel que ha sido engendrado en semejante comunión no puede prescindir, aunque el retorno a tal estado se sepa imposible, de un porciento inextinguible de inconformidad. No interesa cómo el nombre del Padre fue Saturno. Pudo no pasar nunca y sin embargo pasó. El amor devino odio, y la unión escisión, la gratitud rencor, y él, Gabriel, uno más entre tantos bebés del Esposo de la Tierra.
Sucedió uno de esos días, oscureciendo, en que Dios sabe qué se celebra pero algo se celebra y el Malecón es un bullicio de multitudes. Hay un turista que paga la bebida y su puta. Esta puta tiene dos primas. Tres primas y todas putas, que casualmente tienen una casa disponible. Dos técnicos (uno de ellos Gabriel, el otro Ernesto) que pueden entretener amablemente a las dos primas que el que lo paga todo no quiso consumir. Siempre existe un buen amigo del más allá que comparte su mesa con uno.
Gabriel eres tú, que besas a esta mujer a la que hace tres horas no conocías. Su boca es grande, su lengua afilada. Te succiona entre las piernas, aspiradora tropical algo rústica. Los incisivos resultan especialmente grandes. Para de hacerlo entonces y te mira. No se deja bajar el pantalón cuando lo intentas. Se sienta otra vez sobre tus piernas y cabalga tu miembro sin que sientas, sin que puedas sentir, su piel. Deben correr los dólares para que el blanco transcurra, para que emerja de las profundidades, para que sangre la leche. El alcohol crea nuevas relaciones en la visión del espacio. Ernesto deja de besarse con la puta que le ha tocado. Sabes que ocurre lo mismo del otro lado, que estas si no son ningunas aprendices y que han de continuar exprimiendo el sexo androide, como si se tratase de las ubres de una vaca, hasta que ya no puedan más y suelten el dinero que, ellas suponen, tienen. Propones un intercambio y Ernesto acepta. La que te toca ahora tiene mejores tetas.
Es una casa como la de tu infancia. La mente está muy lejos ahora y se aventura en analogías. Un cuadrado perfecto de cuatro metros. La puta ha dejado de menearse, aburrida. Barbacoa de cartón tabla. Una cama cruje y no cesan los gemidos. La prima de estas dos sí va a salir contenta. Por lo menos pagada. Miras a Ernesto que, ni siquiera en estos momentos (en el sinsentido que le dicta su ebriedad) deja la porteñez y menos la portañuela a un lado. Un poco más de alcohol. Riendo lo invitas a reírse, pero él ya no puede más y su cuerpo cae, pesado, sobre el sofá. La mujer que todavía está sentada sobre tus piernas, parece impaciente. La de arriba experimenta o finge un infinito orgasmo. Esta mujer, que ya no agrede tu pelvis, tiene un olor francamente desagradable en la nuca, olor de perfume paupérrimo y barato. No puedes besarla de puro asco que sientes y por suerte se levanta. Arriba, los ruidos han cesado.
El otro no vuelve en sí. Ves que dialogan como en el fútbol. No intentas nada cuando salen un momento, “enseguida volvemos”, y sabes que no van a hacerlo. Te sobresaltas. ¿Habrán ido a buscar al chulo? Pero al momento te calmas. Sólo han perdido un poco de tiempo con ustedes. Todavía queda más en la botella. Arriba reinician los ejercicios corporales. Una puerta se abre y aparece un raro sujeto que enciende una luz. No articula palabras sino señas. Un cabrón mudo, sí, un cabrón mudo. Te pregunta si ya lo hiciste. Parece querer expresar algo así como “Todo va bien”, que te sientas como en casa. ¡Como en casa, Dios mío, como en casa! Se tiende en un rincón y duerme semejando un perrito, hasta que dejas de mirarlo. Ernesto levanta la cabeza. Debe estar buscando el sexo prometido, pero el alcohol lo derriba definitivamente antes de que pueda preguntarte algo y entonces vas al baño.
Es tu imagen la que está en el espejo del lavabo, es tu falo el que tu mano manipula, son tus dedos los que asumen la faena de extirpar el fluido. Placentera bonanza que el asco va suplantando y el asco es el deseo. Deseo desesperado de dormir lejos del mudo, lejos de Ernesto, tu lunfardesco compinche, y de los ruidos de arriba. Deseo duplicado de dormir lejos de ti. Deseo que no contempla las putas estofadas y estafadas. Deseo de vomitar tanta bebida sin tragar y sobrante. Deseo de dormir definitivamente, a salvo de este mugriento cuarto de ciudadela como diria Ernesto o de solar como lo llamarías tú.
No se preocupó por cerrar la puerta. Apagó, eso sí, la luz y todo el paisaje sucumbió en las tinieblas. Descendió las escaleras. El licor propiciaba que alargase, más de lo debido, los trancos que salvaban el pavimento. Nadie le miraba. El callejón estaba, se puede decir, desierto. Un líquido viscoso casi le hace caer, pero logró evitarlo. Caminaba, sumergiendo los zapatos en los charcos, como Cristo apareciendo sobre el mar de Galilea. Pero lo único que él tenía para brindar a los hombres era esta voluntad de purificarse de la mierda omnipresente, era esta voluntad de purgarse de todos y de él mismo. 
Los leones del Prado le saludaban, entonando alabanzas a su empeño de Supermán desvelado. Pero allí y justo allí, y hasta ese Malecón que liberaba la ciudad de las olas, comenzaba el reino de los Otros, de los hombres enemigos. Fue entonces que comprendió la génesis del ruido que atenazaba sus orejas. Avanzó hacia ellos e irrumpió entre sus filas. Al principio, algo desconcertados, no pudieron brindarle una defensa eficaz pero algo o alguien puso la kriptonita entre sus miembros y el viraje, inevitable, se produjo. No podía enfrentar la simplicidad de semejante alegría, de tanta humanidad gozoza y entregada al placer con tanto fervor. Desde el estrado se organizaba la resistencia y las bajas causadas eran muy pronto reparadas sin dejar huella. Sólo él comenzaba a experimentar un cansancio infinito, un cansancio más profundo que toda tristeza. Sintió unos brazos que le asían y no le sentó mal ese contacto, beatíficamente reconciliador, sino al contrario. No pudo hacer otra cosa que empezar a sonreír, estallar en carcajadas mientras movía los brazos, la cabeza y el torso, en un delirio pleno. Volvía a ser Uno en el Todo. 
La vista iba en las luces que se apagaban y se encendían desde lo alto. No eran estrellas ni astros. Eran luces rojas, amarillas, azules, y de cualquier color posible en la mezcla aditiva. La música cesó de pronto pero todos lo ignoraban. Todos menos él, que dejó de moverse y esperó. Un ángel bajando desde la oscuridad del cielo. ¿Era eso lo que veía? Allí, en los cuatro puntos cardinales, luces blancas, como no las produce ningún reflector, confluían sobre él. El ángel tomó un violín del interior de la inmensa sábana que era toda su ropa, y comenzó a tocar una triste melodía. 
Aquellos que, movidos por una fuerza misteriosa, habían hecho lugar para que aquel se posase, no podían oírlo, no podían verlo. No interrumpieron el movimiento frenético de sus cuerpos. Menos lo hicieron cuando la música del ángel dejó de apagar la otra. Cuando aquel se hubo marchado y la música, motor y razón de aquellos cuerpos frenéticos, invadió sus oídos, Gabriel se supo perdido.
Huir era difícil. Atravesar la barrera que imponía tanta multitud le dejó exhausto. Cuando llegó a su casa no tardó en otros quehaceres que lo demorasen en su deseo de llegar al baño de una vez. Tomó el jabón entre sus manos y comenzó a frotarlo sobre su cuerpo. El agua de la ducha, cayendo sobre él a presión, le iba arrancando parte a parte la piel humedecida. Siente que no hay dolor en anularse. Vendimia de pulcritud y redención. La poceta va anegándose de espuma, de breves, irreconocibles casi, fragmentos de un líquido púrpura. Las manos prosiguen su tarea. Ya pierde los ojos y la boca. La sonrisa se evapora en una pompa. La carne es roja como los glóbulos, y es tributo que se pierde entre azulejos. Los huesos se desgajan entre tajos de jabón y el chorro es un incontenible manantial que no cesa. Desfile de agua, de espuma y de sangre que transita hacia el tragante, hacia su lengua y sus colmillos, hacia sus tripas que te abrazan como sólo lo hace un Padre.

6

ROSADO-EXCRETA

El bueno de la película se decidió a declararle, de una vez y por todas, su buen amor a la muchacha. Ella lo escuchó, indudablemente triste por el hecho. Se lamentó de no poder amarle. Además, su corazón, le aseguró, pertenecía por entero al villano. Adoraba su gratísima caricia y más que todo su mala, tan buena forma de tratarle. “No obstante —dijo— podemos ser amigos”. Él vaciló en estrechar la mano que se alargaba en busca de la suya, pero al final accedió. Por lo menos era algo y tal vez con el tiempo... pero ni él mismo creía en semejante, en tan absurda, en tan apócrifa esperanza.
Como lógico resulta suponer, la muchacha y el villano fueron muy felices. Estaban hechos el uno para el otro. El bueno, por su parte, estuvo un tiempo analizando la falsedad del mundo. Todas sus conclusiones de aquella etapa rosado-excreta las cerraba una blasfemia. Posteriormente, sin embargo, decidió que todo podía seguir tal como estaba. A fin de cuentas el villano no era tan villano, además era su amigo. La muchacha no era tan imprescindible como supuso en un inicio. Le reprochaba ciertos rasgos del carácter que descubrió, molesto. “Nadie tiene derecho a decidir sobre la vida ajena” —reflexionó. Él no era tan bueno en realidad y tampoco era una película la trama que entonces se agotaba.
  
7

METAMORFOSIS DEL OTRO

Cuando el insecto se despertó una mañana, después de un sueño intranquilo, se encontró sobre una cama, que no era la suya evidentemente convertido en un bello ejemplar humano. Hasta entonces el concepto cama había sido para él todo aquello sobre lo que pudiera tenderse, es decir, el universo entero. Descansaba sobre su espalda, desprovista de alas, y al levantar un poco la cabeza (un largo cuello comunicaba su cabeza y el tronco), pudo observar ese triángulo que formaban sus tetillas y el ombligo. Para estupor suyo sólo alcanzó a identificar cuatro patas en su cuerpo. Estas, prácticamente irreconocibles, pero eso y no otra cosa debían ser aquellas extremidades que ahora observaba ante sus ojos.
¿Qué me ha ocurrido? —pensó.

No era un sueño. Aquella habitación por cuyos inmensos espacios siempre se había desplazado, ahora le resultaba pequeña. Encima de la mesa se encontraban algunos libros en perfecto desorden, junto a los cuales, el que siempre descansaba sobre la cama y que milagrosamente no había irrumpido todavía, acostumbraba a estar doblado como un disciplinante. Sobre la mesa colgaba aquel cuadro con un bonito marco dorado, representando a un hombre de pómulos estrechos, labios finos y pelo bifurcándose desde la cima del cráneo hasta las grandes orejas. La mirada del ex-insecto se dirigió después hacia la ventana, y el tiempo lluvioso, que podía detectar aún sin sus antenas, le puso en extremo melancólico. “¿Qué pasaría —pensó— si durmiese un poco más y olvidase todos estos delirios?” Pero esto fue algo imposible, porque del otro lado de la puerta (que estaba justo a la cabecera de la cama), comenzaban a sentirse ruidos humanos. Fuera sueño o no (el sueño no dejaba de volver a su cabeza como la explicación más convincente), debía esconderse ahora antes de que lo descubrieran y todo terminase mal. 
Entonces notó que la puerta se hallaba cerrada por dentro y lo entendió todo de una vez. Él y no otro era el humano que dormía y despertaba habitualmente donde él estaba ahora. Recordó haber caído al abismo que terminaba en esta superficie durante un paseo nocturno por las vigas y el polvo del techo. En este punto se oyeron unos discretos toques en la puerta y una voz: “Gregorio, hijo mío —dijo la voz de la madre del otro y esperó unos segundos antes de proseguir— ¿Quieres que te traiga el desayuno a la cama?” Sintió un repentino dolor en la mandíbula. Emitió un sonido involuntario y ella pudo oír la respuesta que esperaba. Podía percibirse, además, otra voz algo más gruesa. Esa voz blasfemaba de los jóvenes de ahora y elogiaba los valores de la más rigurosa disciplina. 
Cuando la voz que a partir de ahora sería la de su madre dejó de contestar y desapareció, aquella otra voz, perteneciente al que a partir de ahora sería su padre se esfumó del mismo modo. Gregorio sintió el sonido de los tacones alejándose y golpeando pesadamente el piso. Se levantó por fin, como quien obedece a un impulso interior, auxiliándose para esto de los codos. Supo que debía dejar la puerta entornada. Lo hizo y regresó donde las sábanas. Cuando la madre introdujo a través de la abertura, primero su cabeza y el rostro sonriente, luego todo su cuerpo y la bandeja, Gregorio tenía, acostado sobre la cama, esa postura que ella y cualquier humano podría identificar como paradigma de la tranquilidad.
Llevó a sus labios la taza, que sorbió ávidamente. Después esos masticables que permitieron a Gregorio dar algo de ejercicio a su mandíbula. Ella no dejó de reprocharle algunos modales que nunca, dijo, le había enseñado. Pero esto no trascendió más y ella se limitó entonces a mover la cabeza en sentido horizontal, iluminado su rostro por un gesto de infinita comprensión. Luego, ante lo que ella interpretó como el placer de Gregorio en deglutir (y no dejaba de serlo), sobrevino una glosa de sí misma como artista culinaria, mientras tomaba su mejilla por asalto y la apretaba con toda la presión de sus amantísimos dedos. 
Gregorio quiso expresar su incomodidad pero de inmediato ya carecía de sentido. Ella lo había dejado de hacer, de súbito, tal y como había empezado a hacerlo, y recostada sobre la cabecera de la cama, lo miraba ahora con aire meditabundo. —Tu padre está preocupadísimo por lo mucho que duermes. —dijo entonces— Según él ya estás muy crecidito y no deja de culparme por lo tanto que te mimo. —sonrió, antes de empezar a darle ánimos para que buscase un trabajo, a pesar de lo cómodo que hasta ahora les iba con el seguro de desempleo. Volvió a sonreír antes de recordarle también que él era lo único que les quedaba desde que su hermana (que hubiera llegado a ser una brillante violinista de haber vivido más), había desaparecido prematuramente. En esta parte siempre los ojos se le aguaban, pero en seguida se reponía y dándole unas cariñosas palmaditas en el muslo no tardaba en comenzar a reprocharle que no se acercase más a su padre. Aquel le necesitaba tanto como ella y, a pesar de su carácter, era un hombre muy noble. Ya estaba en la posición donde se dice que “no hay nada como la familia”, cuando sonó el teléfono. La madre salió a responder y Gregorio quedó un rato solo.
Poco a poco fue adentrándose en el personaje que el destino le deparaba interpretar. Claro, no dejaba de haber momentos difíciles.
El más traumático de todos fue reconocer como figura paterna a aquel humano entrado en libras y en años que regresó alrededor del mediodía de Dios sabe dónde, y que durante tanto tiempo se había dedicado a perseguir las insensatas correrías de su pasado. Tuvo ganas de salir huyendo apenas lo vio, pero se contuvo y el viejo no reconoció sino a su hijo. La madre depositaba en este hombre, que ahora Gregorio tenía ante sí, la realización del “trabajo sucio”. Para el ex-insecto esto no era nada nuevo. Fuera de los padres de Gregorio no había qué temer. Respecto a su desaparecido tocayo, no le recordaba como alguien especialmente pernicioso. A la madre le asustaba el pretérito insospechable de este Gregorio, le provocaba un temor irracional como a casi todas las mujeres y a muchos más hombres de los que pudiera creerse. “Los insectos —decía— son los bichos más repulsivos que existen. Me dan tremendo asco. Suerte que tu padre tiene pasión y habilidad para matarlos, porque si no...” y era cierto. Gregorio le recordaba y no tardaría en verlo otra vez, obligando a la fuga a sus ¿semejantes? en el momento más impredecible. Esas “viles criaturas”, había escuchado el viejo por el noticiero, podrían sobrevivirle en caso de una eventual guerra atómica. Sin lugar a dudas se trataba de un verdugo. Procuraba un martirologio abundante y no dejaba de sentirse (ni de ser) todo un benefactor de la humanidad, contemplando, en cualquier lugar donde actuaba, aquella (obra suya) estela de dolor y renunciamiento. Era él y no otro el más terrible de los controles biológicos que actuaban sobre la especie, es decir, su ex-especie. Las incrustaciones, las colosales y demoledoras incrustaciones de que hacía partícipes involuntarios a los congéneres que Gregorio todavía alcanzaba a reconocer ocasionalmente, y con las cuales adornaba cualquier superficie, le hacían acreedor al rango de artista y a cualquier medalla también que al respecto hubiera podido crearse. Para Gregorio, la repulsa que tales hechos pudieran producirle fue diluyéndose en la inmunidad de su existencia cada vez menos ambivalente, cada vez más humana. Dentro de esta nueva vida un punto decisivo fue la lástima que fueron despertando en su alma las ternuras no correspondidas que aquel par de viejitos, adorables e insecticidas, no dejaban de propinarle. Él era para ellos el más genuino producto y razón de aquella unión antediluviana. ¿Por qué no corresponderles entonces, un poco al menos?
Una tarde fue llamado a la habitación paterna y se vio de pronto sirviendo de maniquí a un traje que el viejo utilizara durante sus bodas. Una vez que estuvo la corbata lo suficientemente bien estirada, los botones del saco correctamente abrochados y el pliegue del pantalón totalmente definido, el viejo retiró un poco su corpulenta anatomía, un poco más la cabeza y sin quitarle un solo momento la vista de encima, le dijo complacido: “eres mi vivo retrato”. Le sonrió mientras sus manos buscaban los hombros de Gregorio, asiéndolos sin permitirle escapar, para lanzarse, después de un breve instante de ceremonia, a un abrazo que despacio se avino entre los dos. Gregorio supo entonces que debía levantar los brazos hasta la espalda del otro y apretarle tan fuerte como sentía que aquel lo hacía. Era esto el “sentido común” y no otra cosa. Por la noche del primer día los amigos lo llevaron por una ciudad que conocía de otro modo. Evadiendo los basureros (fuente de tantos recuerdos), su vista desvarió entre los senderos que dibujaba el neón en cada lumínico. Se apuró cuando el paso de los demás así lo indicaba, se hizo lento su paso cuando así lo hizo el de aquellos. No intentó para nada oponerse al eco que se apropiaba de su garganta. La recompensa bien podía ser lo grata que resultaba a los demás su compañía. Lo ayudaban a no tener complicaciones, el ansia de estos por oírse a sí mismos y el retraimiento que siempre le habían atribuido (casualmente) al Gregorio que él actuaba. 
Vio salir eufórico al primer compinche que entró y fue lo más normal del mundo que entrase él también. La mujer que le tocó en suerte se comportó de un modo profesional. No hizo preguntas, no habló casi y se limitó a activar sus resortes de animalidad inextinguidos. Hábilmente tuvo la iniciativa de tomar su paga mientras él reposaba su primer orgasmo humano. Cuando al palparse los bolsillos, vacíos al salir, dejó ver su asombro y notó el estupor que con el mismo causaba, logró salir airoso trocándolo todo en broma. En la próxima (y siempre hay una próxima) fue ya su soberana voluntad quien alargó el justo precio del placer. El episodio fue en extremo revelador y de él sacaría Gregorio su convicción de que todas las mujeres con las cuales uno entra en relación desde que el glande nos sirve para algo más que orinar y hasta que ya no sirve para otra cosa que para entrenamiento de los alumnos de medicina vienen a ser compañeras de escena en un solo a dos voces que ejecutamos en cada encuentro, en cada desencuentro, en cada nueva variación sobre el mismo tema: un hombre, una mujer, una corriente subterránea.
Los padres habían criado a Gregorio (tal era el pasado que había heredado, que ya sentía como suyo, y al que no pensaba renunciar), lo habían comprometido con su visión de las cosas, y siendo ya un producto de la misma, le tocaba a él representarlos ante los otros, alimentarlos y brindarles protección en su ya palpable ancianidad, pagando de esa forma los incontables sacrificios de su niñez, o la del otro. Por supuesto, yo sé que ustedes dirán: “no todo es tan sencillo, también está el amor”, el amor que siente y destila Gregorio por las cenas de Navidad en familia, por el escritorio lleno de libros y por su lecho, que la madre siempre se ocupa de tender y que la luz del día ilumina invariablemente desde la ventana, sobre todo esta soleada mañana de verano, diferente de aquella que contempló su asombroso despertar. Es entonces que (¡oh, hado indescifrable de su existencia!) un despreciable insecto como el que anida, como el que sobrevive desde su alma todos los podamientos acaecidos, trepa por uno de los pilares de su blanquísima propiedad, desfila osadamente por ella y ante la vista de Gregorio.
Siente brotar dentro de sí la rabia de su corazón espejo y expulsa al intruso, barriéndole con la mano. Acto seguido y mientras la victima intenta reponerse(todavía aturdida por el golpe recibido al caer), busca el instrumento de castigo imprescindible, la mortífera chancleta que desciende, una y otra vez, quebrando el espinazo, tronchando el amago de huida y una existencia indeseable. Una y otra vez, el arcángel de las huestes celestiales arroja al maligno que sucumbe. Erguido sobre sí mismo, valeroso e invicto, Gregorio es la imagen de la victoria. Frente a los despojos del caído, invoca legítima defensa: “¿Qué hacía en mi propiedad, quién lo invitó?” Es la primera vez que algo así ocurre y no será la última. Entonces la madre atraviesa los umbrales del recinto, bandeja en mano: “¿Qué pasa hijo, y ese ruido?” Gregorio abandona el arma ensangrentada. La bandeja lo aguarda en el borde de su lecho. Se sienta y pronuncia, lentamente, las palabras que explican: “Era sólo un insecto” y el vaso llega a sus labios.

8

HIJA DE LA LUNA

La vio. No le hizo falta buscar mucho, la vio. Era la misma mujer cuyo rostro persistía en su memoria, la enigmática habitante del último de sus sueños. Se hallaba a un costado del cine cuando él llegó y le pudo ver. Tenía una verde bufanda cubriendo su cuello y el vestido que llevaba era de una sola pieza. Un estampado de flores. Le habló como si siempre le hubiera conocido. Ella le respondió como si siempre le hubiese conocido. Tomaron algo juntos y él se quedó colgando de aquellos, sus ojos verdes. Le invitó a su casa. Ella no mostró oposición alguna.
Él dijo: ¿No te da miedo irte a la casa de un extraño? Ella dijo: ¿Y a tí no te da miedo llevar a tu casa a una extraña? Hay algo en los ojos de esta mujer que hace temblar. Tal vez sea una de estas adorables brujas que los inquisidores incineraban para mayor gloria de Dios y para satisfacer su mórbida curiosidad en la audiencia de las múltiples e innombrables herejías de la acusada. Una de esas brujas que esperan a los hombres en parajes imposibles y les roban el corazón para cocerlo en la suma de sus brebajes, y el pobre hombre, al regreso de la caza, no demora en caer abatido sobre la cama, y su mujer y sus hijos, y los vecinos a veces, intentan evitar que se consuma con cuidados y desvelos, sin saber que ya lo que era su corazón se abrasa en la misma olla fraternal con intestinos de gato y unos ojos de murciélago. Y ya no hay nada que hacer entonces, sólo esperar la extremaunción y resignarnos a que abandone este “valle de lágrimas”. 
Ella se acostó a su lado sobre la cama. Su cuerpo de cierva esperaba la irrupción de la flecha que el cazador demoraba en tirar. Tenía un nombre impronunciable que en algún dialecto del mundo quiere decir “Hija de la luna”. Él prefirió llamarla así, lunática aparición del invierno temprano. Agreste irrupción de primaveras demoradas con un fondo de peces curiosos asomando en la escotilla de su habitación. Submarino perdido en los océanos del tiempo. La hija de la luna pertenecía a otro hombre, un hombre que de lejos manejaba los hilos de una lunática marioneta. Retablo donde un hombre acaricia los cachetes incendiarios de una mujer que no le pertenece. Una mujer que tampoco pertenece a la tierra y que pronto deberá volver a la luna. Un hombre a su lado que se asfixia en la escafandra, ante el vértigo de la magia que no se detiene en el andén; que exige sonrisas cuando la no posesión nos clava una lanceta en el bajo vientre y otra en el corazón, o en ese punto de las arterias donde ambos se comunican. Él la besó tímidamente, un beso casto y escrupuloso. Un beso exhaustivo después y otro desesperado. Besos que agarrados corren de las manos como niños inconscientes, como ángeles pervertidos. Ella le pidió entonces no hacer el amor, temiendo la penetración reglamentaria. El hombre respondió: “Estamos haciendo el amor”. Entonces ella sonrió y abrió su cuerpo. Sus muslos como laderas hacia el abismo del paraíso. Cerró los ojos. Él naufragó entre el sudor y los gemidos de la hija de la luna.
Él quiso tenerla desesperada, absurdamente. Él negó querer tenerla desesperada, absurdamente. Ella habló de volver a la casualidad. Invocó la teoría del caos y un elefante y una lámpara de noche y secretas conexiones. Él no era un budista ni un flagelante. Ella dijo que le llamaba. Él esperó, y no pudo esperar más en la agonía de las lunas enemigas, y apareció donde no debía a preguntar por la criatura cósmica de entrañas florecidas. Ella llamó y estableció un desencuentro. Él leyó su reverso y se adornó para encontrarse, otra vez, con la mujer de su vida. Él oyó mil razones de la mujer de su muerte que invalidaban su adicción. Hay argumentos que pueden dejarnos mudos, no inmutables. Y ella le dijo adiós alejándose, como una tristeza de cachetes incendiarios, custodiada por miles de vagones de humo.

9

CUIDADO CON LAS HORMIGAS

Una hormiga que carga un pedazo de pan puede cambiar el mundo. El pan pudiera pertenecer al desayuno que le ha servido el joven, el amante, el aprendiz a su maestra, dama de veteranos orgasmos. Ella descansa la mañana y comienza a despertar sus ojos y su cuerpo, sobre este lecho que resulta común para los dos desde la luna creciente. Él ha querido sorprenderla con un gesto de cuidada cortesía, trayendo el desayuno a la cama. Ella le mira con total complacencia y algo de ternura mientras él mastica su pan con cariñitos y mayonesa. Han fornicado la noche anterior con una laboriosidad propia de himenópteros. Los ojos de ella se posan sobre la boca del joven, como anoche se posó aquella sobre su monte venéreo y un poco más abajo. Entonces lo ve. Un pedacito de pan queda flotando en el vacío que se extiende entre ambos. Entonces los ve. No es uno sino muchos. El joven está comiendo de una manera francamente descuidada mientras el pan, llevado a su minúscula expresión, demuestra una vez y otra vez, la ley de gravedad. Se nubla su mirada enternecida. No es una sino muchas hormigas, las que redistribuyen a pequeñísima escala los recursos alimentarios. Mientras les ve compartir su desayuno, sin haber sido invitadas, recuerda que en el Brasil existen unas hormigas llamadas tambochas, que pueden devorar un ser humano, y este conocimiento es un vértigo para su estómago. Una tupida red de reciclaje se extiende desde el borde de la cama (donde está sentado el descuidado e indiferente comensal y amante) hasta el hormiguero. El lugar se halla al final de la caravana, en la base de una pared donde cuelga un retrato muy querido. Su pensamiento se pierde dentro del marco donde un hombre con bigotes hace como que sonríe ante la amenaza. El joven le dirige a ella una mirada estúpidamente feliz. Ella sonríe como el hombre del retrato. Se muere de ganas de decirle que es un “puerco” pero no lo hace, no le gusta discutir. Antes de terminar el desayuno, ha decidido que es la última vez que compartirán el sexo y la comida. Esta certeza la excita particularmente. Una última vez el abrazo del joven toro y la elefanta adulta. Estertor de las hormigas bajo la piel. Se despiden en la puerta con una sonrisa cómplice. Ella dice que le llama. 
El teléfono es el padrastro del hombre moderno. Permite establecer, continuar y deshacer relaciones a distancia. El mundo es, de hecho, y cada vez más, un telemundo. El joven amante espera confiado la llamada inminente de la dama. El joven amante desespera porque el teléfono le brinda en el contestador la voz de todo el género humano, menos la de ella. Comienza a inventarse excusas con dígitos extraviados y todo tipo de accidentes. Ignora que la realidad suele ser mucho más simple y doblemente cruel en su simpleza. No quiere confesarse que el olvido es la más femenina de todas las virtudes. No puede más y llama. Una voz masculina es la voz del otro lado. El joven no contesta y cuelga. “Debo haber marcado mal”, piensa. Revisa el número y vuelve a marcar, esta vez más cuidadosamente. La misma voz pero más molesta. El joven no sabe qué hacer. Decide verla y lo hace para su dolor. La ve acompañada por el nuevo amante. Es decir, nuevo para él. Lo grave del caso no es la excusable decisión de ella (dejarle por otro) sino una serie de licencias que se toma el suplente en plena vía pública y que a él nunca se le hubieran permitido. El grado de intimidad de la actual pareja deviene un indicador sobre la imposibilidad de retomar el “aprendizaje” una vez que ella se canse del suplente. De hecho, parece poco probable que se canse. El joven sufre. Esta certeza le duele como varias. Desgajado violentamente de la “droga”, sigue siendo rehén en la adicción de su cuerpo. Ciego de ira, no sopesa la masa corporal de su adversario y avanza hacia la pareja-dolor de sus ojos. El descuido de tales consideraciones resulta fatal para el joven. Recibe una paliza muy poco edificante y una advertencia. Como no puede molestar más a la señora ya que el hacerlo le acarrearía consecuencias aún más drásticas, decide estigmatizarla en los versos que comienza a escribir en sus horas libres. Es la venganza de la inmortalidad. Todo joven aquejado de mal de amores amenaza con devenir un Poeta. Para su suerte, el poeta incipiente conoce a alguien que puede publicar lo que él escriba, a cambio de “ciertos favores” de los que no hace falta hablar. Ambas partes cumplen su parte.
La adolescente de trenza azul y espejuelos de gacela no puede hallar algo digno de sus entrañas entre los rústicos mocetones de la facultad. Entonces al prestigioso centro de estudios es invitado un ya no tan joven poeta que hace unos años escandalizase a todos con un libro donde mujeres elefantas copulaban con jóvenes toros. El libro en cuestión solo logró ser publicado gracias al apadrinamiento de un encumbrado y controvertido personaje del Olimpo editorial. La adolescente de trenza azul y espejuelos de gacela tiene este libro que ella define como “imprescindible para la poesía contemporánea del país”. Anhela que le sea dedicado por el autor. Además, sería feliz si éste escribiera un poema donde ella fuese una “elefanta en flor”. El día del recital es presentada a él, por uno de los profesores del centro, en calidad de “una de nuestras jóvenes amantes de la buena poesía”. El autor es cortés y ella discreta. Sabe que no ha llegado todavía el momento de “florecer”. Luego de conseguir su dirección, se presenta donde el ya no tan joven poeta, ya no tan joven amante, con la excusa de “un libro por dedicar”. La excusa no hace falta.
El autor la invita a pasar y le ruega que abandone los formalismos. Luego de dedicarle el libro, la invita a tomar té y a conversar de literatura mientras degluten galleticas de crema y todo tipo de golosinas. —Dentro de un rato —dice el autor que debe inmortalizarla— vienen algunos amigos. No sé si quieras quedarte, pero ya estás invitada. —Ella no pone objeciones y cuando le está confesando que ella también escribe, aparecen los amigos y por supuesto, las amigas. Entre los “mejores amigos” se encuentran varias botellas del más célebre licor y alguna que otra esperanza. La esperanza era verde y fumable. 
Casualmente, alguien se desviste y la joven de trenza azul y espejuelos de gacela lo interpreta como “un acto muy valiente”. 
El “acto valiente” no engendra ningún tipo de violencia represiva, e incluso el cómodo abstencionismo cede al contagio. 
El “siempre joven poeta” acaricia su trenza azul, mientras declama el advenimiento de un mundo sin prejuicios ni tabúes.
La conoce durante una orgía a la que es invitada. No se puede decir que los hombres no le gusten pero es innegable que las mujeres le gustan mucho más. Y más que todas las mujeres le gusta esta adolescente de trenza azul sin espejuelos de gacela. La bella mujer alta y delgada se ha quedado prisionera en la imagen de una gacela. Hay un hombre sobre su espalda pero ella no deja de mirar como el poeta sodomiza a su visión predilecta. Ella no deja de mirar como este tierno animal cuadrúpedo brinda su boca para que un fauno invitado sea su líquido más blanco. El hombre que había en su espalda ahora mancilla sus senos con baba, y cae junto a su pene y es una “pena”. Ella no deja de velar un solo instante por su deseo más urgente. 
La luz agoniza y la “fiesta de la vida” deviene, en los cuerpos agotados, su reverso.
Sólo ella está despierta frente a ella. Una gacela y otra no duermen.
Está reclinada sobre un colchón y ve acercarse la silenciosa esbeltez de esta mujer que mira.
Se sienta junto a ella y comienza a acariciarle su larga trenza azul.
Toca los senos.
Toca los muslos.
Toca entre las piernas de su espejo.
Sus labios son como inmensos telones de un teatro y un amor. Su sexo latiendo en equinoccio simula una orquídea de los trópicos. En la flor de su carne, un diamante se despereza. Desde entonces están juntas pero, definitivamente, la adolescente de trenza azul y espejuelos de gacela ama los penes compactos y surcados de venas. Quiere casarse y tener hijos. Se va entonces de su vida. Esta bella mujer alta y delgada se arrastra por los bares repletos de hombres que no le interesan. 
El trago está en la mesa y ella, sola. 
Un hombre se acerca y la invita a copular sin más rodeos.
Ella piensa que este tipo se merece un golpe que le inutilice los testículos de un modo irreversible. Se levanta sin responderle. Salen juntos. 
Se quita la ropa y espera por él. El hombre se demora en el baño y cuando sale se sienta a su lado sobre la cama. Ella espera. Él aventura una caricia en la mejilla. Se besan. Él se levanta y regresa en seguida con unas medias negras. Le pide que se las ponga. Él comienza a regarle su baba por todo el cuerpo. De pronto se detiene y se queda sentado en el borde de la cama sin mirarla. Ella no le pregunta nada. Él, entonces, se vira hacia ella y le pide que lo amarre. Insiste. Ella es escrupulosa anudándolo a los barrotes. Se monta sobre él y se encaja la verga con furia. El hombre comienza a dar muestras de una creciente y definitoria excitación. Antes de que él pueda completar su ofrenda líquida, ella estira su brazo derecho hasta una almohada vecina de sus nalgas. La toma y sujetándola con las dos manos la hunde en la cara del hombre. Él no puede contener sus esfínteres y ella no alcanza a saber si es orine o esperma lo que invade entonces su vagina. Su poquito de mierda mancha también la sábana. Ella termina de venirse sobre él, acompañando su defunción y sólo entonces quita la almohada. Ve los ojos desorbitados. Va hasta el baño y se limpia. Nunca deja de hacerlo. Le parece que abandonar el cadáver así denota muy poca creatividad. Pasa por la cocina y encuentra lo que busca.
Entre los ojos del cadáver y los tegumentos que afloran en su cuello, hay una boca desdibujando una mueca. Siente el impacto de la sangre caliente pero no piensa detenerse. Avanza el cuchillo hasta la región esternoclavicular y la cara anterior del tórax. Ella se deleita en dividir todos los músculos que brotan mientras la mano izquierda separa el colgajo de partes blandas. Siempre ha sido una perfeccionista. El cuchillo se sumerge hasta lo hondo. Allí están las costillas de donde Dios ha hecho nacer a la mujer y a las lesbianas, y el esqueleto de este hombre sacrificado por una. El objeto de disección, se encuentra atado a la muerte por sus cuatro extremidades. Ella conoce el procedimiento por los libros. Al nivel de las costillas falsas el cuchillo pone al descubierto la parte superior de las aponeurosis que rodean los músculos de la pared abdominal anterior. En este punto se detiene y antes de entrar en la cavidad peritoneal siente ganas de fumar. Toma un cigarro con cuidado de no manchar con sangre la ropa. Lo prende, no tiene prisa alguna. Mejor extasiarse. Desde niña ha visto abrir los puercos para Navidad pero nunca había ejecutado la operación. Ahora está abriendo a este hombre y no existe demasiada diferencia. No siente el más mínimo remordimiento, es culpa de él haber muerto. Él pidió ser amarrado por la mujer equivocada. No hay porque tentar al demonio. La mano izquierda eleva con fuerza el borde derecho de la herida cutánea. La punta del cuchillo, manejado con vocación, secciona el peritoneo parietal en la línea blanca, a una distancia aproximadamente igual del ombligo que del apéndice xifoides. Con un corte dirigido hacia el pubis penetra en la cavidad abdominal. Por fin, las tripas. Un líquido se derrama por la abertura practicada y se incorpora al imperio de sangre que es el cuerpo desnudo de la asesina. Los dedos índice y medio de la mano izquierda puesta en supinación completa, penetran de arriba a abajo en la herida. Quedando a ambos lados del lomo del cuchillo y dirigidos hacia el pubis, los dedos elevan la pared abdominal a cada lado de la línea blanca. La incisión cutánea prosigue hasta el pubis, desparramando en su recorrido los órganos del abdomen. Cuando llega a la zona de insalvable diferencia entre los sexos, sonríe tristemente. Castra a lo que queda de su amante y le fuerza a albergar en la boca lo perdido. Entonces va al baño otra vez y se limpia meticulosamente. En el taxi piensa en la adolescente de trenza azul y espejuelos de gacela y siente ganas de llorar como una niña.
La autopsia es un término que por su composición etimológica designa, a la vez, la operación de abrir un cadáver y el examen de sus tejidos, órganos y aparatos puestos a la vista por las operaciones practicadas. La autopsia es el estudio detallado de un ser muerto, con el objeto de buscar en él y de reconocer, si es posible, las causas de la muerte. La primera de estas acepciones, el responsable directo del crimen tuvo la gentileza de incluirla dentro de la obra. Si exceptuamos la chapucería de las vísceras abdominales, podemos decir que fue un trabajo notable, y más tratándose de “un” autodidacta. La segunda de las acepciones le compete exclusivamente a los profesionales. La necrosis temprana del cerebro arroja luz sobre la verdadera causa de la muerte, disimulada detrás de tanto corte sin costura. Ese hombre de profundas entradas que vemos reclinado sobre el cadáver es el operador, que se ocupa de analizar y culminar la disección empezada por la asesina. A estas alturas algunos datos apuntan al bello sexo. Además de las huellas de esperma recolectadas por los peritos en el lugar de los hechos, existen informaciones de testigos oculares que vieron salir al occiso del bar que frecuentaba en compañía de una bella mujer, alta y delgada. El hombre de profundas entradas termina su trabajo y se encamina hacia su casa. Cuando llega se ducha y prepara la comida. Spaguettis con carne. Es bueno cocinar para uno. No hay que esperar a estar en la mesa para comer ni estar pendiente de si al otro le gusta. Sólo hay un otro y es un bellísimo lebrel afgano de blanco pelaje. Durante la digestión, es su costumbre sacarlo a dar un paseo. Al parque, como siempre. Llegan y mientras “el mejor amigo” se entretiene con su poco de libertad, el hombre sentado sobre un banco alcanza a ver una hormiga subiendo tercamente la ladera del asiento. Se le ocurre que la vida de un hombre es tan frágil como la de una hormiga y siente vértigo. Entonces, se entretiene en retirársela a ella y ser Dios, y tal vez cambia el mundo.

10

UN ARTISTA DEL SUICIDIO

Aproximadamente cuatro veces al año Yuri se suicida. Amigos no faltan que le han propuesto acompañar cada espectáculo con la estación correspondiente de Vivaldi pero esto implicaría un compromiso con el calendario y los solsticios, y por ende, una total predecibilidad de estos sucesos, sin contar las molestias que conlleva supeditarse al correcto funcionamiento de un equipo de audio. Yuri prefiere depender lo menos posible de todo lo que no sea su cuerpo para realizar las funciones que validan su existencia como suicida. Es decir, su deseo de no existir. De seguir tales consejos, Yuri no podría evitar (además de tener que obligarse a que la fecha justificara la estación seleccionada) que para los espectadores consuetudinarios de su obra, aquello viniese a ser una especie de himno. Un desastre, en fin, del factor sorpresa.
Podemos estar viendo la televisión o sentados en el inodoro cuando se nos obsequia con la noticia de un nuevo “suicidio”. Este tipo de obra no deja de enfrentarse a incomprensiones, la más notoria de las cuales parece ser la de sus progenitores para quienes no se trata sino de un atentado a la inversión que es todo hijo para un padre. Es imposible que seres tan pragmáticos comprendan este género de arte que se caracteriza por el agotamiento formal acelerado (de ahí el afán constante de Yuri por la originalidad) ante un público (especializado) que exige cada vez algo distinto a la anterior puesta. La obra de Yuri no es una farsa como muchos afirman, cegados por los conceptos tradicionales y arcaicos del arte. Se trata más bien de una espiral donde cada nueva actuación (performance) contiene a las anteriores, punto sobre el que volveremos en breve, después de narrar una de las últimas y más relevantes “veces” (éste es el término preferido por Yuri).
Se trata de un día como otro cualquiera. Yuri consume una dosis exagerada de fármacos (sus muñecas no han cicatrizado todavía del todo) y obsequia a una dama, renuente a sus requiebros, una esquela explicatoria y sentimentalmente comprometedora (deposita en esa destinataria la culpa de un algo que de todos modos ocurriría, ella es solo el pre-texto. Clara referencia a Werther) que incluye dentro de un libro que le regala, y que ella, con toda seguridad, demorará en abrir. Yuri es todo un artífice. Sabe que, como en las películas, ella sentirá remordimientos y no dejará de confesarse culpable frente a las cámaras. Esto lo hará feliz “dondequiera que esté”. Satisfecho con la realización de la primera parte del plan (los fármacos ya se encuentran en un plácido viaje rumbo al sistema digestivo) se impone buscar un escenario para la muerte que todas las “veces” ha sido intentada de un modo sincero, y un espectador inocente. Es por eso que acude a la casa de un amigo que (créanlo o no) desconoce la ya pública vocación de Yuri. Pero (aquí interviene el azar) se divierte tanto con las ocurrencias de éste que olvida la razón de su permanencia en el lugar (acusada referencia a Cyrano de Bergerac en su postrer parlamento). Prosigue en su olvido cuando el “testigo” lo invita a caminar por los alrededores y, en una cafetería a donde llegan, le paga una “deliciosa” infusión. Los eternos críticos de este tipo de arte han censurado la forma en que Yuri permitió que todo ocurriese en un lugar tan poco propicio para el goce estético). El desmayo que sobrevino al sumar el oscuro brebaje a su dosis latente así como la enérgica reacción popular y la llegada al hospital más cercano donde fue víctima de un lavado, y la posterior circulación de la carta testamento, han propiciado una injusta atmósfera de descrédito e incomprensión. Pero lo que la mayoría de las personas (por suerte siempre existen seres con sensibilidad suficiente) ha ignorado, es ese punto sobre el que ahora volvemos, donde cada actuación contiene a las anteriores y prepara la próxima que, a su vez, funcionará como estas hasta alcanzar el Absoluto. Esta inequívoca confluencia con la dialéctica hegeliana así como la devoción por Heidegger y Schopenhauer ha coadyuvado a que Yuri se incorpore a la prestigiosa carrera de Filosofía, en lo que todos parecen concebir como una renuncia a sus búsquedas artísticas, pero yo adivino como un necesario proceso de argumentación teórica, una fecunda e imprescindible tregua. 

11

NATURALEZA MUERTA CON SEXO

No está de más decirlo, yo pensé envejecer en ese mismo cuarto. Me gustaba imaginar una especie de futuro donde actuaríamos juntos esa antiquísima pareja de hombre y mujer, de macho y hembra, de abuelitos surcados por arrugas, arropados por una descendencia de vástagos felices y agradecidos. Y es que una historia de amor nunca se inicia pensando en los finales, o mejor dicho, en el desamor. La promesa de un futuro perpetuo es la que nos impide reparar en sacrificios cuando intentamos volver a ese mítico Edén en el que nunca hemos estado.
Ese futuro perpetuo, que compartir valió la pena, es el que nos mantuvo ciegos ante tantísimas mierditas cotidianas cuando dejó de bastarnos para seguir siendo felices la remembranza del comienzo. Desamor. Nuestro común presente, para no hablar de aquel futuro, naufragará como un bote frente a un iceberg. Sucede que de un punto determinado ya no hay regreso. Sucede que no es raro golpearse la cara contra un muro. Pasa que a veces presupone un ajuste de cuentas. Ocurre que el que inicia las acciones suele alcanzar la victoria sobre el otro, y poco, por no decir nada, tiene que ver la piedad con este tipo de cirugía sentimental.
El enemigo no es otro que ese animal de tibio sexo con que comparte orgasmos desde hace tanto. Son el volumen de los días y las noches rebasadas lo que ha quedado como despojo de tanta presumible eternidad, futuro perpetuo, reloj de arena que ha callado la conjunción de anatomías. Han bastado unas horas para quebrar el cristal. Va pisando los fragmentos que tiende en su superficie la solitaria calle. Ya puede adivinar el portal iluminado, el bombillo que sobrevive de pedradas y avaricia. Viene a extirpar el cáncer de su vida. “Todavía está a tiempo” —ha dicho el hechicero. Debe limpiar su camino aquel que busca consejo, así como el hechicero ha limpiado sus pupilas. Ya le protegen las potencias convocadas. Ella tiró a matar y él no deja de sorprenderse. La mujer que dice amarlo anhela su ruina y ha invocado a los espíritus para vengarse.
Ahora lo ve todo claro si sus ojos retroceden en el tiempo. Cada palabra, cada caricia muda el sentido. Nunca debió aceptar en desafío la sinceridad. “Las mujeres no perdonan” —reza el hechicero y tiene razón. La sangre de la víctima late entre los dardos. Y es que jugando a la verdad comenzó ella a mentir, herida en su narcisismo. O comenzó a mentir antes o nunca dejó de hacerlo, quién sabe. Y él no puede olvidar esta mentira, dardo en las entrañas, en la que cada caricia es una trampa. Su víscera, casi imberbe, no tolera ambivalencias. Toca a la puerta y un bombillo declina su torpe, precaria luz. Duda del enemigo al que ha venido a vencer. Todo el vigor de su defensa se agrieta ante los signos que teje, en su memoria, ese cuerpo que ha explorado su sexo adolescente, bautizando cada paraje. La mano que ya acciona los ruidos del cerrojo es la mano que ha sembrado tanto bien y su reverso en cada surco de su cuerpo. La otra sangre sólo ha de hundirle y él pretende salvarse como esos animales que huyen de la tormenta. No quiere oír las mentiras que ella habrá de decirle pero quiere oírlas. Por eso está parado frente a la puerta que ya se abre. Necesita combustible para el momento supremo del rencor. Se abastece en la visión de unos bellísimos ojos que en silencio preguntan, aguardan. Ve la perversa lengua reclamando la suya. El enemigo decide tomar la iniciativa. Ella ha trocado el color de su pelo en bermejo, como él tantas veces se lo pidiera en vano. Y ha debido hacerlo justo ahora, aprovechando estos breves días de ausencia, estos breves y reveladores días. Ella ha olfateado en el aire el cadáver que hiede. Ella regala esta sorpresa capilar, que el amante agradece con una casi imperceptible sonrisa. El mensaje es evidente. “Mira —parece decir— las cosas que estoy dispuesta a hacer por tí. Es sólo el pelo pero puedo hacer más”. Él escucha sin oír lo que dicen los labios. Mientras más amoroso va el discurso, más se asoma la brutal certidumbre de las babas que el Diablo tiende en cada segmento. Le seduce el patrimonio inusitado de tanta sensibilidad desbordada. Ella no puede saber hasta dónde él sabe y ésta es su arma mayor. Ella no sabe que él escucha su conjuro secreto: “No te vayas, por favor. Debes quedarte hasta que te destruya completamente. No has de ser tú el que decida. Es un papel que sólo a mí me corresponde. Entrégateme como siempre y olvida tus dudas”. Ella supone dudas, él sabe certezas.
Gira el húmedo centro gravitatorio en esta habitación poblada de fantasmas. Vértigo de los roles asumidos. Hada maligna que tiende un velo amenazando clarividencias.
¿No sentirá igual ella en sus oídos esta canción de nostalgias que abofetea el rostro? ¿Será verdad la verdad? ¿Será posible perdonarla, empezar otra vez...? Pero el rosado angelito se evapora cuando ella regresa con el café que le han aconsejado no tomar, y los ojos se encuentran. Él prende un cigarrillo y en el humo se sumerge una mujer que comienza, feroz, a hurgar en sus pantalones. Cuando su cuerpo se dobla, cuando se lanza, voraz sirena, a humedecer con saliva lo que esconde la bragueta, es que el espíritu del odio se repone y contraataca. La cama dista de los cuerpos un metro o casi. Cien centímetros que repudian la cabeza pero que excitan la lujuria de un doncel incontinente. Rechazo de la cabeza que multiplica el fuego del cuerpo, de los cuerpos. Lo inflama este ejercicio de máscaras que ella ejecuta.
Deseo de ver hasta dónde ha de llegar este amor a quien ya no conocemos, a quien ya no reconocemos. Mujer ajena en quien todo nos asombra o nos resulta grotescamente comprensible. Extraña que visita nuestro cuerpo como si lo conociera. Mientras devora el miembro que se despereza, su mano se extiende, salvando el torso, en busca de la boca. 
Quiere comprometernos. Nos tienta a simular con ella un amor que nada nos cuesta representar. La mordemos meticulosamente. Es ésta nuestra mano, ésa que al placer despierta y va hundiendo los dedos en el bermejo cabello, asiéndolo con fuerza, tirando de él con fuerza, mientras irrumpe la esperma en la garganta de la hembra.
Ella activa con destreza los resortes más íntimos e intransferibles, busca, reclama, posee. Como en un cuarto de espejos, la excitación proveniente de un cuerpo inflama al otro. La vagina se abraza al miembro que la recorre, enemigos que esperan terminar justo después del contrario. No logra saciarse. Los dedos se introducen en el esfínter y comienzan a dilatarlo, preparando la visita de una zona hasta ayer mismo vedada. Ella se esfuerza, se obliga a satisfacer todos sus reclamos y él lo sabe. Siente fluir el poder que ahora detenta. Retira el cuerpo que cabalga sobre la pelvis y volteándolo, le coloca a horcajadas. No habla. Ella dice algo pero él no la escucha. La mano busca saliva y humedece el agujero. El glande comienza a taladrar, a desbordar los pliegues mientras la mano secuestra (viniendo del cuerpo que atrás se agita y consume en contracciones), la vulva que viaja, anclada al falo, hacia un punto lejano y blanco pero asequible al horizonte.
Fijémonos bien en ésta escena: ella echada al lado de su cuerpo, que yace bocarriba. La cabeza bermeja es un rostro hundido entre las sábanas. Se levanta unos centímetros y observa atentamente los labios de responder. La pregunta flota entre los dos como un gran miedo: “¿Te gustó?” Es una bomba especialmente sonora en el silencio casi absoluto de este cuarto. ¡Qué pregunta! ¿Cómo responderla? ¿Qué se supone que uno diga en estos casos? La respuesta no deja de ser verdadera. “Sí”. Pero la frase no está completa: “Sí, claro que sí.” La clave no es la respuesta sino la pregunta. Por sí misma, y por el tono en que ha sido pronunciada, establece las coordenadas de una total servidumbre. La cabeza vuelve a hundirse entre las sábanas, la boca dice algo así como: “Mi amor, cuánto te he extrañado.” No puede ver la sonrisa de su enemigo, que ya ha vencido. Pero no, no es una sonrisa sino una mueca. Esa pregunta, antes, la hubiera hecho él únicamente. Otro cigarro y el humo que va a perderse allá, entre los vericuetos de un techo que no parece ya tan lejano, y exhibe en su territorio las babas insuperables que un Diablo embriagado obsequia.
Acaricia mecánicamente su pelo bermejo. Despojado de todo lo demás, sólo queda la rutina de un gesto, cada vez más absurdo. Después vendrán los pormenores de la ruptura pero es más bello este final con dos cuerpos sobre una cama, el humo de un cigarro que evoca las alturas y un silencio como de otoño en el cementerio. Mejor dejémosle aquí, atravesando a la inversa y sin demasiado ruido, el portón de su utopía traicionada. Digámosle adiós como él le dice a esta mujer, a esta bellísima mujer, de pelo ahora bermejo, que alguna vez creyó imprescindible.

12

HOMO HABILIS

Me dijeron que podía usar los dedos y al hacerlo descubrí, después de un tiempo prudencial de uso, que una a una las falanges de ellos comenzaban a abandonarme, volando como arquípteros hasta la luz más próxima. Allí se quedaban sin que yo pudiese hacer mucho, incapaz de encontrar un porqué y mucho menos un principio de solución. Me refiero a esas farolas que iluminan nuestra antediluviana ciudad. Si paso por alguna de ellas no consigo evitar que una inmensa nostalgia me domine. Así puedo pasarme un largo rato en la devota contemplación de mis fragmentos extirpados.
Aquellos a quienes debo la vida nunca me advirtieron de desperfectos que se pudieran achacar a la tecnología con la que fui concebido. Así anduve confiado por el mundo hasta que, pretendiendo hacer presión con uno de mis pulgares (no recuerdo de qué mano), le oí crujir discretamente y, al mirar en su dirección, contemplé estupefacto como rodaba por el suelo para empezar desde allí su lenta ascensión a las alturas iluminadas. Yo no podía saber que aquello era sólo el inicio.
No me inmuté (es fama que nunca me quedo mudo), y con el entusiasmo que, ya es sabido, caracteriza a la juventud, fui empleando y perdiendo como suplentes sucesivos, al resto de las falanges (lo cual ya ha sido referido) hasta que (un poco preocupado, creo que a la altura de la última por perder) pedí respetuosamente se analizase mi caso. Aquellos a quienes debo la vida dijeron comprender mi estado de ánimo e incluso, compartirlo. Yo no debía dejarme cegar porque en mi caso particular hubiese espacio para errores ni mostrar una dureza innecesaria al enfocar el asunto. ¿Acaso no era un padre el primero en desear lo mejor para un hijo? Este penoso incidente, que conste, no era una regla. ¿No tenía yo otros hermanos acaso? Después me explicarían que estaba científicamente demostrada la infuncionalidad de los dedos, y que incluso se les consideraba un rezago de nuestro parentesco con el mono a través de un antepasado común (un caso similar al de la coxis como vestigio de una antiquísima cola). Debo decir que siempre les he creído de corazón. Y sin embargo, esto no es lo peor...
Me dijeron también que podía usar estas manos, es cierto que me faltaban absolutamente todos los dedos, pero aún así... ¿Cuántas cosas no podía hacer con ellas? Mi vida transcurrió un tiempo sin accidentes de ningún tipo. Se puede decir que era feliz, se tenía en una gran consideración cualquier esfuerzo que realizase y siempre tuve palabras de aliento en los oídos. Los medios de difusión masiva del país se interesaron por mi caso, llevando ante millones de espectadores y radioescuchas los progresos que podía hacer en todas aquellas tareas que no requiriesen una gran precisión. Incluso, llegado el caso de aquellas, siempre existía alguien dispuesto a darme una mano, es decir, otra mano aparte de las mías, y yo, siempre lo asumí como lo que en efecto era: una forma de estimularme. Ocurrió sin embargo, que durante uno de los eventos a los que fui invitado especialmente, y con motivo de ello, transmitido a toda la nación (sería el último de ellos por fuerza), se hizo presente una nueva calamidad. Era un juego de baseball y tocándome en suerte la recepción de la bola bateada por el equipo contrario, fui a unir las dos manos a tal efecto (téngase en cuenta mi ausencia de dedos) y la bola no sólo no se detuvo sino que se llevó consigo mis dos erosionadas manos en medio del estupor general, según se afirma. Yo perdí el conocimiento, así que no pregunten qué fue del espectáculo. Me fue un poco más difícil entender esta vez, pero al final se impuso la cordura. A fin de cuentas en el mundo había personas que tenían menos que yo y el lamentable acontecimiento no dejaba de ser un accidente propenso de ocurrir en cualquier lugar y a cualquier persona. Los rumores maliciosos que achacaban mi desventura a desperfectos de la tecnología productora de bebés, (de la cual yo era un ejemplar, y que me fueron referidos con viril indignación por aquellos a quienes debo la vida), no dejaban de ser sólo eso: rumores. ¿Acaso no era una hazaña que no hubiese perdido más, teniendo en cuenta las difíciles condiciones en que yo había sido creado? Para nadie era un secreto que en el año en que fui concebido existió una falta casi absoluta de materia prima. La empresa, sin embargo, no cerró en ningún momento. Además ¿de qué podía quejarme si todo lo había tenido gratis? Debo decir que soy una persona que antepone el sentido común a todo. Siempre he sido así y no pienso cambiar. Y sin embargo, esto no es lo peor...
Me dijeron (bueno, esta vez ya no hizo falta que me lo dijeran) que podía usar mis brazos sin manos, mis huérfanas muñecas, y así lo hice. Hace unos cuantos días andaba enfrascado en mi paseo matinal. Siempre salgo a ver el mar por las mañanas, a respirar la brisa y llenarme los pulmones y hablar con quien pueda encontrarse en semejante disposición de ánimo. Había un círculo de personas discutiendo el artículo del periódico donde se explicaba mi caso y donde salen las respectivas entrevistas de aquellos a quienes debo la vida, mis hermanos y yo mismo. Me acerqué con discreción, las manos ausentes dentro del bolsillo, y pude oír como un sujeto cuestionaba la veracidad de lo que estaba escrito. Llegaba incluso a mofarse de la tecnología empleada en mi caso y otros. Aquello fue demasiado para mí. Levanté mis dos brazos para golpearle y al dejarlos caer, pesadamente sobre su cuerpo, sobrevino un crujido. Un vacío (incluso mi pretendida víctima se apartó) se hizo alrededor de mi cuerpo. Yo levanté los muñones, que esta vez adornaban unos codos que ya no lo eran más. Tragué en seco y no se me ocurrió gritar ni desmayarme. Me consolé y casi logro estampar una sonrisa sobre mi boca. Iba a decir, pero esto ya cualquiera lo sabe, que siempre hay algo que puede ser peor...

13

PROVISIONES PARA EL INVIERNO

El hombre ha dicho a la mujer “te quiero” en todos los idiomas. El hombre no ha abierto la boca pero ha mirado a la mujer largamente, con un nudo en la garganta.
Dentro de unos minutos pasará ella por los controles y el hombre se podrá desanudar el nudo de la glotis, mientras ella abra la bolsa de aire para vomitar posibles añoranzas. Después el pájaro de metal desfilará hasta posarse en un lejano aeropuerto. Después ella descubrirá que este hombre alfiler de las pupilas y la boca, no tiene modo de ser ubicado en el álbum de las rutinas y los deberes. Cada cosa en su sitio: los trenes en el andén, las barcas en la orilla.

14

EGIPTO

Le dije: Cambiemos este nombre que nos anuncia en la feria, si es necesario cada vez que hablemos. Esta etiqueta que nuestros padres nos colocaron con la certeza de una botella y un bouquet apropiado para aquellos que saben elegir. Te llamaré de cualquier modo y así dejarás de ser “rebelión y amargura” en tu lengua de arena. Te libraré de esa, tu conexión involuntaria con la virgen más asombrosa de la historia. Tal vez sea posible, de este modo, que cualquier significante, pongamos “ventilador de mi mesa de noche”, pueda dar con el significado que se evade. Pueda dar con lo que eres tú para mí, “moneda fenicia encontrada en la excavación estéril”.
Respondió: “tostadora reciclada”, las locuras para mí ya van dejando de ser moda. Tengo un cuarto de siglo, y el promedio de vida no es mucho más que tres. Tengo un cuarto de siglo y el mercado cada vez pide máquinas más jóvenes. El tiempo no es una arena congelada donde se besan los embudos del cristal. No deseo morirme sin ver las pirámides. Te juro que no tengo la culpa de que esto me importe. No soy eterna, tú tampoco. Tampoco las pirámides y el planeta que habitamos. Mucho menos este amor que dices tenerme. No quiero una vejez como una pasa sin cremas-antídoto y retorciéndome bajo el sol de los trópicos. No la quiero sin Egipto y sin voz. Te estoy salvando de echarte la culpa de esta isla con el mar en los cuatro puntos cardinales y en el cielo, donde vomito de tantas consignas-purgantes, y el paisaje es una ruleta donde no se juega nada, donde sabes que todos los días han de ser iguales en el mismo molesto punto, sin que un hada o un hado millonarios te toquen con su varita mágica. Saber que este país no va a cambiar o ya cambió, y no importa, porque de todos modos no hay lugar cuando retiran los cristales del invernadero y las plantas no soportan el clima, pero tampoco los cristales. Saber que sólo una vez se vive y que vale la pena probar suerte, aunque sólo sea una cabrona vez en ese gran casino que llamamos “afuera”, sólo los que seguimos “adentro”.
Dije: “Muñeca de biscuit con pestañas de cielo”, ten al menos la conciencia de que millones de personas fracasan y de que muchos de ellos preferirían vivir fuera de las apuestas. Por lo menos...
Ella no me dejó terminar: No te lo niego, “reloj de sol en eclipse”, la diferencia está entre ser un ganador o un perdedor. Tú solo quieres ver a los segundos. Yo prefiero mirar a los primeros. Entre tu historia y la mía, prefiero la mía.
Dije: “llanto de mis costillas”, ¿piensas acaso que la felicidad sea aquello que sólo en caso de triunfar adquirirás?
Respondió: No sé, “analgésico querido en dosis insuficiente”, perdón, “cachorro mío”. La felicidad, si existe, es la satisfacción de una falta hasta saturarse y tornarse infelicidad. Por eso, sólo son felices en el mundo quienes se conforman con la mierda que tienen o encuentran un milagro hasta en el acto de respirar.
Por eso todos los restantes habitantes del mundo están mal donde “son” o donde “estoy”. Por eso, quienes disfrutan de la privacidad se quejan de la incomunicación.
Por eso, quienes sufren la mirada constante e ineludible del otro, desean la soledad. Por eso, quienes padecen corruptos gobiernos civiles anhelan dictaduras.
Por eso, quienes gozan de gobiernos “honestos” e intolerantes a la vez, ansían la corrupción de las urnas.
Por eso, los aristócratas sueñan con violar las “buenas maneras” y los plebeyos las imitan. Por eso, yo prefiero las pirámides, con perdón del Paraíso y de ti, “pañuelo mío”.
María se estaba yendo de mí. El viento hacía remolinos con la arena y mi silencio.